Los hombres y el Síndrome de Diciembre

Fin de año, época de reflexión, de poner en la balanza nuestros logros y nuestros fracasos. Para algunos esta es una época muy feliz, para otros una época difícil donde los recuerdos se agolpan como una cascada en el corazón.

Si a todo ello le sumamos los gastos, la fiesta, las comilonas, la bebedera y los viajes, esta época se puede ir de ser un verdadero placer a un verdadero sufrimiento en dos minutos. Y no hablemos de aquellos que tienen hijos y tienen que hacerla de Santa Claus o los Reyes Magos. Y con eso de que casualmente Star Wars salió en esta época, pues los juguetitos en cuestión salen más caros que un ojo de la cara.

Por ello, esta época puede ser muy feliz pero también muy pesada, ah, y se me olvidaba, si tienes novia o esposa, piensan que fin de año es para comprar todo lo que no compraron en el año, “quiero árbol natural porque odio los de plástico”, y ahí vamos, “esa bolsa la he querido desde hace mucho”, y ahí vamos, otro tarjetazo, “hay que comprarles regalos a mis sobrinos, mi mamá, mi hermana, mi abuelita, una buena botella para mi papá” y ahí va de nuevo la tarjeta.

Total amigos, como sea esta fecha no pasa desapercibida para nadie, ya sea buena o mala, siempre será diferente. Por ello, creemos que lo mejor es seguir con el Guadalupe-Reyes para celebrar o curar las penas.

 

Etiquetas:||
Comentarios