Kubrick vive en la Cineteca Nacional

“Si puede ser escrito o pensado, puede ser filmando.”

Stanley Kubrick

Por: Axel Sarquis

La cineteca abrió sus puertas a una exposición sobre el trabajo y la vida de Stanley Kubrick, el maestro del séptimo arte, creador de cintas inolvidables como “Naranja Mecánica”, “El Resplandor”, “Cara de Guerra” y muchas más.

Expo Kubrick.

Stanley Kubrick era un genio desde temprana edad. Comenzó a tomar fotografías desde los 16 años, hasta que a los 19 años fue nombrado un fotógrafo veterano por su trabajo excepcional en la revista Look. Las fotografías que tomaba estaban perfectamente compuestas, todos los elementos estaban bien cuidados.

Durante el recorrido de esta exposición se pueden apreciar sus primeros trabajos, donde comenzó a realizar sus primeras películas como “Día de la pelea”, “El padre Volador”, “Los Marinos”, “Miedo y Deseo” y “El beso asesino”. Todo el trabajo que hacia Kubrick fue mejorando con el tiempo, sus creaciones eran cada vez más cuidadas, excelentes en ámbitos creativos y de cámara, pero aun no tenía esa película que hiciera voltear al mundo, solo era cuestión de tiempo.

Kubrick Tomando Fotogragia.

Kubrick siguió trabajando, buscando siempre la perfección. Películas como “Casta de Malditos” de 1956 y un año después “Patrulla Infernal” fueron ejemplos importantes de la búsqueda del artista por lo perfecto. Esta búsqueda llegó a convertirse en una obsesión hacia el final de su vida.

Kubrick era un artista multisensorial, sensible a las bellas artes y en lo particular a la plástica. Pudimos ver por ejemplo como se inspiró en la obra pictórica de Otto Dix para el tratamiento visual de la cinta “Patrulla Infernal”.

Comparación: Otto Dix Y Kubrick

Kubrick era un genio, un cineasta natural.  Sus planes de rodaje eran pulcros y precisos, considerando hasta el más mínimo detalle. Durante el recorrido pudimos ver más de cerca el trabajo que había detrás de cada una de sus películas.

Guiones, planes de rodaje, cartas, vestuario, utilería y una impresionante memoria visual dan cuerpo a una de las mejores exposiciones que se han visto en nuestro país.

“DR. Strangelove”, es sin duda una de sus primeras grandes obras, que hasta la fecha es referencia en muchas series y películas.

Dr. Strangelove

La sala dedicada a “2001 una odisea en el espacio” es sin duda un lugar lleno de sorpresas y un momento épico de la exposición. Esta cinta revolucionó los efectos visuales en el cine, porque para la época en la que se estrenó, dejo muy impactados a los espectadores y ganó un Oscar por sus efectos visuales.

Podremos ver muchas imágenes inéditas de la película, naves espaciales y hasta los mismos relojes Hamilton que se promocionaron en la película.

“La Naranja Mecánica” quizá una de sus películas más polémicas, es también un manjar en la exposición, podremos observar el arte de la película en distintas fotografías y cuadros.  Por un momento podemos sentirnos parte del film e imaginamos que estamos en este bar extraño, donde a algunos fanáticos se nos antojara un vaso de leche con algo más.

Naranja Mecanica

Saliendo de la locura de Alex de Large nos encontramos con la famosa película de “Barry Lyndon”, un film que nos dejó muy claro lo que este director podría realizar con una cámara, obteniendo así un premio Oscar por fotografía en 1976, donde la iluminación que se utilizó para muchas escenas de la película fueron solo simples velas, debido a la luminosidad del lente utilizado por Kubrick.

De pronto entramos a una habitación y “redrum, redrum” sí, estamos en “el Resplandor” se siente miedo al ver esa máquina de escribir que se convirtió en el objeto más terrorífico de la película, a un lado una maqueta del famoso laberinto donde se estrenaría el Steady Cam.

Murder

Kubrick no tenía nadie que lo detuviera en su trabajo, era un director que seguía creando historias año con año y seguía sorprendiendo a todo los espectadores, exploró todos los géneros con gran maestría. El recorrido nos lleva a Vietnam, con “Cara de Guerra”, conocida también como una de las películas de guerra más vistas y más conocidas de la historia. Un film de culto para muchas personas que fue nominado a un premio Oscar y a muchas otras categorías en muchos festivales. El título “Cara de Guerra” fue puesto por el mismo Kubrick quien decidió que así se llamaría su famoso “Full Metal Jacket” en español.

El paso de Kubrick por el séptimo arte se acercaba a su fin. Vendría “Ojos bien Cerrados”. Una vieja historia que estuvo casi 30 años en un cajón y por azares del destino se convertiría en una especie de testamento del cineasta, aunque la muerte lo sorprendió antes de terminar el rodaje.

Ojos bien cerrados

Sorprendidos muchos por el elenco, “Ojos bien cerrados” es un ensayo sobre la incomunicación de las parejas y a pesar de su edad es de una vigencia incuestionable. Una cinta diferente en la que el maestro no pudo concluir su idea pero que sin duda tiene claros ejemplos de a calidad de su cine.

La sala dedicada a esta cinta nos muestra el trabajo de la película, desde las famosas máscaras que se utilizaron en el rodaje, algunos cuadros y posters importantes, pero sin duda es un momento triste para la exposición y para los fanáticos de Kubrick.

La exposición nos muestra un recorrido excepcional de uno de los mejores directores que han existido, el recorrido de casi dos horas por estas bellas salas nos deja claro que Stanley Kubrick fue uno de los grandes protagonistas de la historia del cine, por su pasión, su dedicación y su gran talento.

Una exposición imperdible para todos los aficionados al cine y por supuesto para los fans de Kubrick, que alguna vez dijo:

“La pantalla es un medio mágico. Tiene tal poder que puede mantener el interés, ya que transmite emociones y estados de ánimo que ninguna otra forma de arte puede transmitir”.  

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:
Comentarios