Deliciosos tequilas que debes probar

Fortaleza

Fortaleza está hecha por la quinta generación del tequilero Guillermo Sauza, que en la década de 1990 trató de recrear el tequila que hizo su tatarabuelo un siglo antes. El agave es aplastado por un tradicional tahona (o rueda de piedra), fermentado en pequeñas cubas de madera, y destilado en diminutas alambiques de cobre para un máximo control de calidad. Fortaleza es un tequila de las “tierras bajas”, hecho del agave que tarda más de madurar para darle un sabor más dulce. Este tequila es un producto 100% artesanal que ha rescatado la fórmula original de producción.

Casa Noble

Casa Noble apuesta por la sencillez y la elegancia. El producto combina la tradición del sabor con la modernidad del diseño de su botella, el cual está inspirado en la Ciudad de México.

Su posicionamiento dentro de los mejores lugares se dio con paciencia y dirección,  manteniendo la integridad e innovación de su producto. Esta tequilera fue la primera empresa mexicana en usar barricas de roble francés y en aplicar la triple destilación.

Cuentan con tres principales variedades: crystal, reposado y añejo. El primero en nacer fue el reposado, presentado en botella de talavera con porcelana blanca y azul después de permanecer en barricas francesas por 364 días.

Después le siguió el crystal, un tequila blanco muestra de la pureza que identifica a la marca.

Luego llegaron los añejos, primero uno de cinco años de barrica única y luego otro de dos años, éstos mezclan la pureza del destilado y la huella de las barricas de roble.

Siete Leguas

El nombre de la marca de este tequila es un homenaje que su creador Don Ignacio González Vargas quiso realizar al personaje más famoso de la revolución mexicana: Pancho Villa, quien recorrió con su caballo Siete Leguas gran parte del territorio mexicano. González Vargas eligió el nombre del caballo del libertador mexicano para bautizar a su tequila.

Aparte de la excelente fuente de agave, una de las claves para el sabor limpio y rústico de Siete Leguas es el complejo proceso utilizado para producir el licor. El resultado es increíblemente complejo ya que puedes oler o probar la hierbabuena, el pino, la tierra y la canela, pero siempre es suave y perfectamente equilibrado.

Esta tequilera tiene 5 tipos de tequilas: el clásico blanco, el reposado, añejo, d’antaño y el delicioso single barrel.

Tres Generaciones

Este tequila forma parte de la legendaria familia de tequilas Sauza. Su proceso único de triple destilación y su característico perfil de sabor suave en sus tres variedades, lo ha hecho acreedor de numerosos reconocimientos a nivel internacional. Sauza Tres Generaciones Añejo, es el mayor logro de la destilería de la familia Sauza. Su delicado y natural color ámbar viene de más de tres años de envejecimiento en barricas de bourbon. Tiene un acabado delicado, suave y fresco pero equilibrado. En la nariz tiene aromas sofisticados y condimentados. Se pueden percibir notas de pimienta y finas especias. En el paladar, se presenta con un sabor a vainilla maravilloso.

Casa Dragones Tequila joven

Dirigida por Bertha González Nieves, la primera mujer que obtuvo el status de Maestra Tequilera por el gobierno mexicano, Casa Dragones Tequila Joven no tiene miedo de romper con la rutina. A diferencia de la mayoría de nuestras marcas favoritas, que abarcan todos los aspectos de la producción tradicional en todo su encanto primitivo, esta compañía desarrolló un elaborado y moderno proceso de destilación múltiple para eliminar impurezas y sabores ásperos. Después agregó un poco de extra-añejo para la complejidad y cada botella es firmada y numerada a mano.

Milagro

Milagro fue fundada en 1998, por dos artistas de la Ciudad de México. La idea era crear un tequila que abrazara las tradiciones de Jalisco y la modernidad de la Ciudad de México y vaya que lo lograron. Esta marca fabrica tequilas de triple destilación ultra-suave, y aunque opta por botellas modernas, spiffy, su producto permanece repleto de métodos de producción tradicionales.

Cuervo Reserva de la Familia

La familia Cuervo ha estado en el juego del tequila desde 1795, y para celebrar el bicentenario de la compañía, creó una “reserva familiar” limitada . Para esta oferta especial, los mejores agaves son destilados y escondidos durante al menos tres años en la bodega privada de la familia. Luego, antes de ser embotellado cada lote es probado por un miembro de la familia Cuervo. Cada nueva cosecha ofrece un sabor diferente y distinto, pero siempre encontramos sabores profundos y masculinos, que nos hacen pensar en cuero, regaliz negro y nueces tostadas.

Comentarios