La ropa ideal para una entrevista de trabajo

Una de las cuestiones que más preocupa a la mayoría de las personas que acuden a una entrevista de trabajo es el tema del vestuario. No saben cómo vestirse o qué ponerse para acudir a una entrevista de trabajo. Aunque no hay ninguna norma general que pueda valer para todas las entrevistas, sí existen ciertas características para verte bien.

Ir bien vestido no quiere decir que tengamos que ir de gala, con un smoking ni mucho menos. El secreto consiste en combinar tu estilo de manera que trasmita profesionalidad, pues nuestro objetivo es dar una imagen de persona responsable, seria y comprometida.

En este momento todo cuenta y, además de la ropa que elijas, recuerda que a todo debes prestarle la atención debida, por eso también debes lucir un peinado discreto, estar bien afeitado, tener las manos limpias y uñas cortas.

Con los complementos sucede algo parecido. Nada de piercing ni de ponerte tanta cosa encima, no se te olvide que “menos es más”. Por último, si el proceso de selección se compone de varias entrevistas, no repitas la misma ropa.

Ahora sí, a lo que nos truje. ¿Qué usar en una entrevista de trabajo?

Traje

Este atuendo es básico en tu armario, pues, además de que queda perfecto en cualquier ocasión, es infalible para una entrevista de trabajo. Incluso, si en la oficina en donde te encuentres, los otros candidatos están usando lino o hasta  jeans, puedes quitarte la corbata y seguir adelante.

El traje es la base para todo lo que estás presentando, así que mantén un estilo clásico, fácil y sobre todo cómodo. Nunca hemos visto a nadie que se vea mal con esta elegante armadura, así que puedes ir buscando algún color sobrio como el negro o el gris.

Camisa

Todos tenemos una camisa entre nuestras montañas de ropa, ya sea de rayas, cuadros o estampadas, pero en esta ocasión no recomendamos usar algunas de estas. Para dar una apariencia más formal elige una lisa de color neutro, como blanco, azul o cremas, tomando en cuenta que debe hacer juego con el traje. Evita traer un cuello desabotonado, ya que puede ser demasiado informal para algunas oficinas y, por amor de Dios, fájate.

La corbata

La corbata es el elemento más expresivo del atuendo formal masculino, y por ello es importante elegirla bien. Evita los modelos divertidos o con dibujitos. Una corbata de rayas puede resultar elegante, pero si eres joven parecerá́ que llevas un uniforme escolar. Los modelos demasiado vistosos pueden distraer la atención, pero actualmente existen corbatas de colores intensos muy acertadas. Cuando te anudes la corbata, el largo adecuado es el que quede justo a la altura del cinturón. Nunca la lleves de manera que quede un hueco entre la corbata y el cinturón, y no se te ocurra meterla por dentro del cinturón.

Portafolio

Este es el bolso perfecto para los negocios, aunque no es necesario que lleves uno si se trata de tu primer trabajo. Nunca te presentes en las oficinas con la bonita y ecológica bolsa verde y mucho menos con bolsas de plástico. Es posible que durante la entrevista tengas que abrir el portafolio para buscar algún documento, por lo tanto mantén el contenido ordenado.

Los zapatos

Si bien los zapatos y las caletas no son el punto focal del conjunto, aun así serán importantes. Escoge zapatos oscuros y lustrados, y calcetas oscuras hasta la pantorrilla. No debes mostrar nada de piel cuando te sientes y el pantalón se suba un poco.

Te recomendamos un par de zapatos Oxford negros o de punta. Escoge los que no tengan suelas muy gruesas, sino parecerán botas. Los mocasines quedan descartados.

Loción

No te emociones con tu colonia. Si bien un aroma agradable también causa una gran impresión, procura echarte solo un poco, una o dos veces como máximo, no queremos que tu entrevistador termine mareado o hasta vomitando. Eres un joven buscando empleo, no un baño público intentando tapar su mal olor.

El reloj

Si normalmente no llevas un reloj, en este caso te puede ser de mucha ayuda. Obviamente llegar a tiempo es elemental, pero también nos sirve para mantener un ritmo, pues tienes mucho terreno que cubrir, y menos tiempo de lo que crees. Elije algo que no sea vistoso y que sea muy acorde a tu personalidad. Lo único que te pedimos es que no lo estés revisando cada 3 minutos, porque no te hará quedar nada bien.

Etiquetas:|||||
Comentarios