6 cosas que diferencian a un galán de un patán

Mirreyes

Por Dan Sedeño

Existe una pequeña línea entre ser un galán y ser un patán. Checa esto y descubre a qué especie perteneces.

  1. Ser un galán es echarle uno que otro piropo a una chava guapa, ser un patán es abusar de esos halagos y que estos suban y suban de tono.
  2. Es de galán ligar a muchas mujeres y advertirles que eres de todas, pero es de un patán el ilusionarlas con que son la única.
  3. Es de galán lograr que una chica quiera tener hijos contigo. Pero es del peor de los patanes el desobligarse de ellos.
  4. Es de galán tener varias amigas con las cuales ponerle, pero es de patán no cuidarte en cada encuentro. Y más aún, es de “tontas” si ella tampoco es responsable.
  5. Ser un hombre que tiene dinero y ser esplendido, te convierte en un galán. Pero andar despilfarrando el dinero y presumirlo con todas las viejas, es de patán.
  6. Saberte un tipo guapo, fuerte y formal, es de galán. Pero creerte la octava maravilla, es de hueva y es de patanazo.

Ahora que ya sabes cuáles son los puntos primordiales para diferenciarnos de los patanes, no te dejes seducir por la fácil idea de ser uno de ellos.

Etiquetas:||
Comentarios