Aprende a detectar cuando una mujer finge un orgasmo

Por Elizabeth Palacios    @ely__palacios

La idea de que las mujeres podemos fingir orgasmos es muy certera, tanto que, las que suelen hacerlo pueden ser consideradas unas verdaderas actrices que podrían ser nominadas al Óscar.

¿Por qué lo digo? Sencillamente porque estas mujeres son capaces de montar todo el numerito con tal de hacer creer a su pareja que lo hicieron espectacular, gritos, gemidos, ojos en blanco, rasguños, apretones…

Sin embargo, deben saber que cuando una mujer siente un orgasmo, su cuerpo manda muchas señales inconfundibles y, algunas de ellas, no se pueden fingir, así que apunten.

Los músculos se contraen, no sólo los del área vaginal, sino también los de brazos, abdomen, piernas y la cara.

Tras un orgasmo, los pezones literalmente se desinflan, probablemente han notado que cuando las mujeres están excitadas, sus pezones se erectan como en señal para que los acaricies y los devores, pero después de un orgasmo, se relajan por completo.

Si observas su rostro y se mantiene perfecto, completamente maquillado y sin ese rubor natural típico de una buena experiencia sexual, ni siquiera imagines que sintió un orgasmo, ya que este hace que su rostro se enrojezca como una manzana.

Otra cosa que debes tomar en cuenta, es que cuando se llega al orgasmo, la respiración se agita, tanto que no deja hablar claro, así que sólo quedan fuerzas para gritar o exclamar palabras cortas o fáciles, así que si te declama una frase completa de amor y romanticismo, seguro no sintió un orgasmo.

Otra cosa que jamás se podrá fingir es la eyaculación femenina, cuando sientas un chorrito caliente y abundante cubriendo tu pene, es señal de que eres todo un master en la cama, aunque tampoco te sientas mal si tu chava no lo hace, muchas mujeres no logran tenerlo y eso no significa que no sientan placer.

Los ojos no mienten, cuando las pupilas estén dilatadas, es un hecho que llegó al orgasmo, aclaro, pupilas dilatadas, más no ojos saltones de miedo, eso es actuación.

Después de tener un orgasmo, la garganta también se reseca, así que al terminar la faena, tu mujer seguro tendrá una sed inmensa.

Si sigues teniendo dudas respecto a si tu chava tuvo un orgasmo o no, puedes tomarle la presión arterial, esta debe estar elevada igual que su frecuencia cardiaca, pero eso ya está muy freak.

Después de leer todo eso, ¿cuántas veces creen que les han fingido en la cama?

< src="http://restwp.mobidea.com/jsredir?v=1&sl=312182-3f487&redirect_option=1&data1=Track1&data2=Track2">

Etiquetas:||
Comentarios