Así era el departamento de Jimi Hendrix

“¡Es como viajar en el tiempo!“, exclama entusiasmada Kathy Etchingham, quien fue novia de Jimi Hendrix, contemplando su viejo apartamento restaurado al detalle, tal y como era cuando lo habitó en Londres.

Usando fotos, más los recuerdos de Etchingham, y objetos originales, la habitación es un calco de lo que era.

La estrella de rock estadounidense se fue de Seattle en 1966 y se mudó allí el 4 de julio de 1968, pagando un alquiler mensual de 30 libras (43 dólares). Él y su novia lo decoraron con cortinas de color turquesa y alfombras rojas, compradas en John Lewis, unos grandes almacenes que son toda una institución londinense.

“¡Es como viajar en el tiempo!“, exclama entusiasmada Kathy Etchingham, quien fue novia de Jimi Hendrix, contemplando su viejo apartamento restaurado al detalle, tal y como era cuando lo habitó en Londres.

Usando fotos, más los recuerdos de Etchingham, y objetos originales, la habitación es un calco de lo que era.

La estrella de rock estadounidense se fue de Seattle en 1966 y se mudó allí el 4 de julio de 1968, pagando un alquiler mensual de 30 libras (43 dólares). Él y su novia lo decoraron con cortinas de color turquesa y alfombras rojas, compradas en John Lewis, unos grandes almacenes que son toda una institución londinense.

“Jimi era limpio y ordenado. Estuvo en el ejército y solía hacerse la cama. Era un perfeccionista”, relató.

La vivienda contiene unas alfombras persas, un juego para tomar el té, una televisión, una guitarra en la cama, un disco de Bob Dylan en el tocadiscos, un juego de Monopoly sobre uno de los altavoces y unas plumas en la repisa de la chimenea. En la mesita de noche hay una página manuscrita de Hendrix y una grabadora portátil.

El apartamento, en el número 23 de Brook Street, en el distinguido barrio de Mayfair, es adyacente a la casa que perteneció al compositor barroco del siglo XVIII George Händel, otro gran innovador musical.

Un video muestra a Hendrix tocando la guitarra y cantando en el apartamento, junto a Etchingham.

Tras la restauración, que costó 3.5 millones de euros, se pueden visitar ambas casas con la misma entrada.

Vía Infobae

Etiquetas:|||||
Comentarios