El arte del swinging, solo para los más compartidos

2014-06-18-SwingersResorts_3

Por Dan Sedeño

El swinging es una práctica sexual, la cual se refiere al intercambio de parejas, es decir que para poder llamarte un “swinger”, tienes que intercambiar a tu pareja con la de otra pareja heterosexual, generalmente en un espacio y lugar específicos, como clubes swinger.

Estos lugares están específicamente diseñados para las personas que gusten del intercambio de parejas, por lo que una vez que tú y tu chica se han atrevido a ir a uno de estos sitios, estarán expuestos a un ambiente de completa libertad sexual, ya que al cruzar la puertas del club al que asistan, lo primero que notarán es un indefinido número de parejas teniendo sexo abiertamente y sin tapujos.

En cuanto a las reglas de esta práctica sexual, podemos mencionar que la más importante o común, es que generalmente se escoge una pareja con la cual intercambiarán, aunque también puede ser que cada uno de ustedes se vaya por su lado y experimente con otra pareja. Otras dos reglas súper básicas e importantes son: Nadie te puede tocar sin que tú lo quieras y viceversa; otra gran regla es que en los clubes heterosexuales, las prácticas homosexuales entre hombre no están permitidas, por lo que resulta ser una gran ventaja el hecho de que sí se pueda realizar entre mujeres, lo que ofrece un excelente espectáculo a los hombres.

Otras grandes experiencias que ofrecen este tipo de clubes, son que cuentan con diferentes salas como: La sala sado, la sala de los espejos y otra habitación llamada “el cuarto oscuro”, en el cual no se ve nada y por ende no se sabe con quién estás practicando sexo.

Definitivamente, el ser swinger, es solo para los más atrevidos, solo para gente que tiene ganas de experimentar con cosas nuevas y muy atrevidas, por lo que si tú y tu chava no son tan liberales, no les recomiendo que vayan Pero, si les late experimentar con cosas nuevas, pero no están seguros de prestarle su pareja a alguien más, les sugiero que se den una vuelta por alguno de estos clubes y solo vayan a ver, y ya en el caso de que les gane la calentura, pueden experimentar entre sí y solo ser observados por otras parejas.

Ustedes deciden si se quedan en casa poniéndole de la manera más clásica, o si se atreven a compartir a su pareja, solo les recuerdo que  otra regala básica es que en este juego no se valen ni los celos ni los reclamos.

Etiquetas:||||
Comentarios