“Fails” inolvidables de la TV mexicana

Gracias a los programas mexicanos por tanto “ingenio”.

No es que nos caigan mal, o que pensemos que la televisión mexicana tiene programas horribles, pero ellos tampoco se ayudan. Les dejamos algunos errores épicos que nunca olvidaremos.

Pedro Sola

Inolvidable. Así es como podemos definir el épico error que tuvo Pedrito Sola en un programa del canal 13, en aquel entonces, cuando se equivocó de marca. Las palabras sobran para describir dicho episodio, pero lo que no sobró fueron los 75 mil pesos que el conductor le tuvo que pagar a la marca por cambiarle el nombre.

Andrea Legarreta

El primer punto aquí es… ¿A quien se le ocurrió poner a esta mujer a hablar de economía? En enero del 2016 la conductora del programa matutino “Hoy”, no entendemos porque, tuvo un bloque en el que comenzó a platicar sobre la alza del dólar. Entre incoherencias y declaraciones que no tenían pies ni cabeza, la señora comentó:

“El que suba el dólar no afecta a los mexicanos, y sube por culpa de las economías de otros países que están mal, no es por culpa de nuestro gobierno”.

De inmediato, las redes sociales y distintos analistas dejaron en ridículo a Legarreta porque, además de demostrar como el alza del dólar si nos afecta, los memes hicieron su parte.

Vanessa Claudio

El único error de la conductora fue estar en la sección incorrecta. Hace unos días, el programa “Venga la alegría” le brindo un espacio a la maquilista Hildelisa Beltrán para que compartiera algunos tips de belleza. Sin embargo, todo comenzó a salir mal cuando la maquillista hizo un terrible trabajo con el maquillaje y con la modelo, dejándola como payaso y en completo ridículo. ¿Te lo perdiste? checa el divertido video.

Mario Bezares

En 1995 se transmitía un programa muy conocido llamado “Pácatelas” en el que Paco Stanley era el conductor. En una emisión bailando el famosísimo “Gallinazo” a Mario Bezares se le cayó una extraña bolsita blanca del saco. Muchos medios comenzaron a especular que se trataba de cocaína pues podremos no saber de la economía, pero si sabemos como son esas bolsitas. Aunque Mario intentó, en varias ocasiones, aclarar que era una bolsa de papel con números telefónicos, nadie se lo tragó. Seguramente si te acuerdas, y si no, pregúntale a tus papás de aquel episodio.

 

Etiquetas:|||||||||||
Comentarios