Happy end para los dos con este masaje erótico

Por Yael Reyes

¿A quién no le gusta que le den masaje? Hay diferentes tipos, de pies, de espalda, de genitales, de brazos, prácticamente de todo, si tienes buenas manos para darlo. Por eso te traemos recomendaciones para que sorprendas a tu chica con un masaje erótico o le compartas este artículo y sepa cómo dártelo.

Primero que nada hablemos de los tipos de masaje. Hay masaje relajante, erótico y sexual; el relajante es el más practicado, el sexual es muy diferente, se hace de genitales a genitales (en otro artículo hablaremos de él), y el último es del que hablaremos hoy, el erótico o sensual, que es el que se hace para despertar los sentidos de tu pareja y excitarla, si lo haces bien hasta happy end tendrán.

Necesitamos una habitación o lugar en el que estén cómodos, sin que nadie los moleste y ambientarlo como más les guste o como pienses que le gustará a tu pareja (velas, inciensos, perfume, etcétera).

También necesitamos una crema o aceite para que las manos resbalen un poco más y eso haga la sensación más rica para tu pareja, de estos es recomendable acercarse a una sex shop para comprar uno que cree sensaciones a la hora de aplicarlo, puedes comprar de sabor para después deleitarte con el sabor y deleitar a tu pareja al sentir tu lengua recorriéndole todo el cuerpo, ya que si lo que quieres es algo más intenso existen los que cambian de temperatura.

Después de tener todo lo anterior listo, recuesta a tu pareja en la cama, aplica un poco de aceite en las palmas de tu mano y frota, aplica poco a poco, recorriendo cada parte de su cuerpo, comienza acariciando y esparciendo el aceite, para después apretar en ciertas zonas; si bien hay formas de dar un masaje, no olvidemos que lo que queremos con este es excitar, por lo que observar su reacción (explora todas las zonas erógenas y checa cuál le gusta y cual no) y tu imaginación serán tus mejores armas.

Puedes utilizar la palma de la mano abierta, cerrar el puño, jugar con los nudillos o con los dedos, moviéndolos a lo largo de su cuerpo, recorriendo cada rincón, y frotando para que el aceite haga su parte; no olvides la boca, puedes besar todo el cuerpo, pequeños mordiscos (aunque no a todos le gusta), puedes lamer e incluso puedes ocupar el cabello para pasarlo por la espalda, eso aparte de relajar, excita (solo si tienes el cabello de un largo considerable para hacerlo, sino parecerá que está recostándose sobre un cactus).

Estos son los principales consejos para que la vuelvas loca, no olvides usar tu imaginación para cada movimiento que ejecutes.

Como recomendación te sugerimos no olvidar el cuello, orejas, boca, la cadera, nalgas, pechos, vello pubiano, labios externos e internos, clítoris, una vez dentro busca el punto g, (si eres mujer pon atención al pene y testículos, ellos te lo agradecerán).

Etiquetas:||||||
Comentarios