“La hamaca”, una posición sexual profunda y romántica a la vez

Hamaca

Por Elizabeth Palacios  @ely__palacios

Probablemente ya hayas puesto en práctica la posición sexual de la hamaca, pero no la conocías como tal.

Esta postura refiere su nombre precisamente a los movimientos que se ejercen durante el acto sexual, simulando el vaivén de las hamacas.

La hamaca consiste en que el hombre se siente en una superficie dura, de preferencia, con las piernas flexionadas y la espalda ligeramente inclinada hacia atrás.

La mujer debe colocarse de pie, con las piernas abiertas y ubicarlas una a cada lado de la cintura del hombre.

A continuación, la mujer deberá bajar lentamente y colocarse entre las piernas y el pecho del varón, buscando así el momento de la penetración, la cual debe ser suave y lento.

Al mismo tiempo, la mujer debe colocar sus manos sobre los hombros del hombre.

Ambos tienen la posibilidad de moverse, el hombre puede presionar con sus rodillas el cuerpo de la mujer, acercándolo al suyo para tener una mejor penetración.

La posición de la hamaca permite tener contacto directo, cara a cara, para lograr un encuentro aún más romántico e íntimo.

Esta posición permite besarse apasionadamente durante el encuentro sexual, además de que el hombre puede acariciar y besar los pechos de la mujer.

Además, la hamaca favorece en la penetración, haciéndola más intensa y estimulando el clítoris y el punto G.

La postura que toma la mujer durante la posición de la hamaca produce mayor fricción en el pene, provocando mucho placer en ambos.

Esta postura es tan fácil de practicar que estamos seguros que cualquiera puede intentarla y con ella sorprender a su pareja.

Etiquetas:|||
Comentarios