Las fantasías sexuales que comparten hombres y mujeres

Ya hemos hablado tanto de las fantasías sexuales favoritas de los hombres como de las fantasías sexuales favoritas de las mujeres, pero existen fantasías sexuales que son placenteras para ambos sexos.

En los hombres, las fantasías van asociadas con frecuencia a la masturbación y se presentan con mucha más frecuencia que en las mujeres.

Para el hombre, el proceso de la fantasía es básicamente genital y se acompaña de imágenes visuales explícitas.

En el caso de las mujeres, tienen un cerebro con mayor capacidad en el área del lenguaje, por lo que no se centran en los genitales, sino que suelen construirse historias eróticas o románticas cargadas de emociones.

Las mujeres son capaces de incorporar recuerdos olfativos y sonoros a sus fantasías.

Las fantasías sexuales más frecuentes tanto para hombres como para mujeres son:

-Sexo al aire libre. En la playa, en el parque, en el auto, cualquier lugar es bueno para echar pasión.

-Ser domiante. Sí, que nos digan “dime vaquero”, o que sean nuestros esclavos sexuales y estén dispuestos a todo por complacernos.

-Sexo en el lugar de trabajo. Sobre la copiadora, en el baño, en el estacionamiento, queremos experimentar un verdadero día de trabajos forzados.

-Sexo con muchos compañ[email protected] Una buena orgía siempre es buena, en el caso de una mujer un gang band extremo tampoco nos caería mal.

-Sexo en un lugar donde pueda ser sorprendido. Ya sea en casa de tus papás, en el cine o en el baño del McDonald´s, la excitación que causa esa fantasía es muy fuerte.

-Sexo en público. Parecido a lo anterior, parques, una calle oscura es simplemente una invitación a portarnos mal.

-Sexo en el elevador. ¿Quién no ha soñado en esto? Ya sea con tu chica o con la más guapa de la oficina. Que se ponga caliente y apriete el botón de “alto”. ¡Qué rico!

-Sexo con alguien que arregla algo en la casa. Hola señor plomero, ¿puede revisarme la cañería? No solo es una escena recurrente en el cine porno, también en nuestra mente.

-Sexo entre paciente, médico o enfermera. Después de quitarle el lado médico que nos asusta, que una enfermera sexy te pida quitarte la ropa o el doctor me pida que abra las piernas nos excita por igual.

-Sexo entre estudiante y [email protected] La enseñanza de cualquier tipo, la lección extrema, aprender juntos, mmm, es algo que puede ser muy excitante.

-Ser [email protected] y [email protected] Ese juego de poder es un llamado al sexo, pedirle que haga como puerco o que coma de nuestra mano es algo que todos hemos pensado, no se hagan.

-Sexo con alguien famoso. ¿Quién de nosotros no se ha imaginado con la actriz o el actor de moda? Yo muchas veces, aunque mis gustos sean un tanto bizarros. Luego les diré por qué.

-Fingir ser prostituta o prostituto. Que tu chica o chico te recoja en la esquina con su auto, la negociación, hacerle sexo oral en el coche, es algo que a todos nos encantaría experimentar.

Etiquetas:||||||
Comentarios