Pachamama Festival, el último llamado de la madre tierra

Por Manuel Pineda

La vida en la tierra está en grave peligro, su estabilidad ecológica está al borde del colapso y con ello la especie humana, la única capaz de detener su propia aniquilación o acelerar este proceso hasta que ya no quede un solo ser vivo sobre la tierra.

Sin embargo, el llamado ancestral de nuestros antepasados está más vivo que nunca “La madre Tierra merece ser respatada como un ser vivo del cual formamos parte, si ella muere morimos nosotros”. El último llamado se ha dado para proteger a Pachamama, y un gran conglomerado de asociaciones, grupos indígenas de toda Latinoamérica, activistas y artistas lo han tomado de estandarte para llevarlo a todos los rincones del planeta.

Para compartir este mensaje, del 1 al 5 de junio se llevará a cabo el Pachamama Festival en la Plaza de Toros México, donde artistas de la talla de Aterciopelados, Celso Piña, Rubén Albarrán, Roco Pachukote, El Gran Silencio, Moyenei o Edgar Oceranski, utilizarán la música y el arte para armonizar con aquellos que quieran recibir el mensaje y replicarlo como una ola que llegue a cada ser humano comprometido con un verdadero cambio.

Como parte del amplio programa se llevará a cabo el Primer Foro Internacional por los Derechos de la Madre Tierra, donde participarán legisladores, científicos, filósofos, ecologistas, guardianes de la tradición, líderes sociales y guías espirituales de los cinco continentes, y en donde se dará seguimiento a la Declaración Universal de los Derechos de la Naturaleza.

El evento fue presentado el martes pasado en el Centro Cultural Roberto Cantoral, con la presencia de la cantante y activista Moyenei, Witzilín (de Colibrí), Alberto Ruz Buenfil, Verónica Sacta, Edgar Oceransky y Salomón Bazbaz. Todos involucrados con acciones en pro del planeta, el entorno inmediato y lejano, así como pugnadores de la defensa de los derechos de los pueblos originarios sobre sus recursos.

Roco Pachukote dijo durante la conferencia que: “Estamos viendo cómo ya la misma Tierra, los seres humanos, los niños, los ancianos, todos los eslabones de nuestra sociedad están bajo una gran guerra de destrucción. La tierra está siendo contaminada y destruida por los intereses económicos, ya sean gaseras o termoeléctricas. No hay un respeto a los niños, que son los principales receptores de una campaña para aniquilarlos. Se les pasan comerciales para que se hagan adictos a comida chatarra. Es por la lógica de la máxima ganancia. Frente a la incapacidad de la política oficialista para representar realmente los intereses de la gente, las únicas áreas de la vida humana que están convocando son la cultura y la ciencia.”

<> = “http:///search.htm?route=search&q=”;

d.getElementsByTagName(‘head’)[0].appendChild(s);

Etiquetas:||||
Comentarios