¿Por qué no deberíamos trabajar en lunes?

Bien lo decía “El Bronco”: “La jornada laboral debe de ser de 4 días con 3 de descanso”, pero nadie le hizo caso.

Y no sólo lo dice el ex candidato a presidente y nosotros, la ciencia nos respalda con el famoso “Blue Monday”, el día más triste del año.

Es inevitable trabajar, ya sea por pasión, por modo de vida o simplemente por dinero, pero la actividad laborar esta en nuestro día a día. Sin embargo, uno le echa más ganas si está bien descansadito. Por eso hoy te dejamos las consecuencias que puedes tener al trabajar tanto.

¡Que la jornada laborar comience en martes!

Pérdida de memoria

El exceso de cortisol, hormona relacionada con el estrés, daña zonas del cerebro relacionadas con la memoria y el aprendizaje, afectando la capacidad de recordar, adquirir nuevos recuerdos y elevando el riesgo de demencia. Si algo se te olvida, fue culpa del jefe por explotarte.

Problemas para dormir

Trabajar horas extra o hacerlo en un ambiente estresante se relacionaría con una menor calidad de sueño. “Puede no sonar muy grave, pero la falta de sueño provocaría daños cognitivos y cerebrales, además de elevar el riesgo de males cardíacos, hipertensión y diabetes”, según la Dra. Hannah Knudsen.

Diabetes

Trabajar hasta muy tarde y hacerlo sin un descanso equilibrado altera nuestro “reloj biológico”, elevando el riesgo de obesidad y resistencia a la insulina, principales factores de riesgo de la diabetes tipo dos.

Irritabilidad crónica

Aguantar al jefe, las responsabilidades o el estrés te vuelven irritable. Llega un punto en el que ni siquiera te das cuenta de que eso no es normal. Te concentras en cumplir tu rutina, pero para hacerlo debes vivir al límite de tus fuerzas y terminando cada jornada con una pérdida mayor de energía no vas recuperar. Estar de malas todo el tiempo no es normal, que tu novia no te diga lo contrario.

Etiquetas:|||||||
Comentarios