Porque los espejos son cosa del pasado: BMW i8 Mirrorless

El BMW i8 Mirrorless no cuenta con ninguna clase de espejos. A los costados adopta unos soportes bastante pequeños que montan un par de cámaras, que se suman a una tercera cámara integrada en la parte trasera del auto. La imagen es desplegada a través de una pantalla colocada donde usualmente encontraríamos el espejo retrovisor.

Además de la gran ventaja que supone contar con un ángulo de visión que simplemente no se podría conseguir con espejos “normales”, el BMW i8 Mirrorless aprovecha las pantallas para desplegar íconos que te avisan si el auto de atrás va muy cercano o si es viable cambiarse de carril. En los soportes laterales también hay una alerta que nos avisa si hay un coche en donde estaría el punto ciego —aunque no lo haya.

No falta mucho tiempo para que BMW traiga esta tecnología a alguno de sus modelos de producción. Algunos fabricantes, como Honda, ya han incorporado cámaras en sus espejos, pero no los reemplazan, únicamente funcionan como asistencia. Lo que propone BMW ayudaría a reducir muchísimos accidentes.

Etiquetas:|||||
Comentarios