Reglas básicas del Sex Office

"¿Tons qué Marthita, se arma?"

Por Dan Sedeño

A la mayoría le ha pasado que en el trabajo hay  alguna (o algunas) chicas que se te antojan. Esto es completamente natural, pues la atracción entre dos personas no tiene reglas de ningún tipo y mucho menos tiene un lugar específico para existir, simplemente se da.

Tal vez ya hasta estás acordándote de tu “compañera Laurita” a la cual le traes ganas desde hace muchos meses y a la cual, ya te diste cuenta que tú también le atraes, así que si piensas romper el hielo y llegar a algo más con ella que una simple relación laboral, te dejamos las reglas básicas  para aplicar Sex Office.

  • Lo primero que debes de saber, es que en este tipo de relaciones clandestinas, no existe compromiso de ningún tipo, así que no te vayas a mal viajar cuando la veas platicando con el de administración. Si no te grabas bien la idea de cero compromisos, lo único que lograrás es levantar sospechas.
  • La discreción es muy importante, por eso nada de andarle haciendo insinuaciones o recordándole “su lugar secreto”, en público.
  • Por nada del mundo confíes en nadie. Entiende que nadie es tu almohada, uno nunca sabe que tan confiables pueden llegar a ser las amistades, y menos en el ámbito laboral.
  • En el caso en que alguien sospeche que han tenido encuentros amorosos en la oficina, niégalo al cien por ciento. Como se dice vulgarmente ¡Niégalo aunque te cachen con los pelos en la mano!
  • Cada uno de los encuentros apasionados que tengan en la oficina deberá ser rápido. Sea o no sea lo tuyo, deberán echarse un rapidín, pues el riesgo de ser descubiertos es muy alto.
  • ¡Por el amor de dios no lo hagan en la copiadora! No querrás que ni tus nalguitas ni las de ella queden inmortalizadas en una foto copia, la cual lo más probable es que ni te des cuenta que salió debido a la adrenalina del momento.
  • Si las ganas de hacerlo en el escritorio del jefe son muchas, te recomiendo que lo piensen dos veces. En caso extremo de que no se aguanten, busquen hacerlo en horarios en los cuales sea poco probable que se encuentre otra persona en la oficina. Ya sea muy temprano en la mañana antes de que alguien más llegue o a la hora de salida.
  • Verifiquen que en efecto no haya alguien más por ahí y por favor chequen bien que no haya cámaras de seguridad.

Si ambos están decididos a jugársela teniendo encuentros carnales en la oficina, lo mejor es que lo piensen bien antes de hacer algo que pueda perjudicar a ambos y en todo momento tengan en cuenta que es su reputación la que está en juego en el ámbito laboral. Ser descubiertos puede traerles graves consecuencia a ambos y en el peor de los casos, pueden hasta ser despedidos.

 

Etiquetas:||||
Comentarios