Reseña: Jigsaw, el maestro de los rompecabezas

¿El regreso de John Kramer?

Nos lanzamos a ver Jigsaw  y tenemos muchos conflictos internos en cómo se lleva a cabo la cinta. La  película de Jigsaw es la continuación de la historia de James Wan y Leigh Whannell, misma que comenzó en el 2004 con la primera aparición de Jigsaw, aunque ahora la historia es dirigida por los hermanos Spierig. Al pasar de los años y de las numerosas películas de Saw que se han estrenado, la historia parece al fin haber terminado, o eso es lo que parece.

Jigsaw es la octava película de la saga, siendo la secuela de su predecesora, misma película que dejó mucho que desear en el año 2010.

Jigsaw toma lugar en una serie de asesinatos que indican que el creador de dichos actos es nada más y nada menos que el famoso John Kramer, aunque, supuestamente él murió hace diez años, o eso es lo que todos creen. Los asesinatos retoman herramientas y juegos que antes ya se habían utilizado, provocando que el ámbito de las muertes deje de ser tan llamativo. Retomando la historia, los asesinatos que se siguen cometiendo en la ciudad apuntan a que Jhon Kramer está detrás de todo, aunque todo parece indicar que un imitador de Kramer está en acción. La historia obliga a que los espectadores sospechen de los protagonistas y de algunos personajes que van apareciendo durante el film, aunque estas películas siempre toman un giro que probamente sea lo mejor de los 91 minutos.

Desde que comienza la película, los espectadores obtienen altos niveles de emoción, terror, referencias para fanáticos y persecuciones bien logradas, mientras se respeta la idea de las películas anteriores, como la tortura, la sangre, el gore y el hecho llamativo de tomar decisiones para salvar tu vida o la de otros. Por otro lado, la tortura ya no es tan innovadora como antes y el film empieza perder emoción mientras avanza.

Sabemos que Jigsaw no es la mejor película de terror que se estrenó en el año, pero no la pasarás mal si la vas a ver al cine, disfrutarás de un buen momento sangriento, aún más si te has echado las 7 películas anteriores. Por otro lado, sabemos que estas películas ya pueden generar un grado masivo de hueva por sus tramas predecibles y sus pocos cambios, pero nunca está de más un film de estos para pasar un buen rato.

La película cuenta con buenos efectos visuales, mismos que se disfrutan en los momentos de muerte, logrando apantallar a los espectadores. En el ámbito del reparto, los personajes no hacen mal su trabajo, aunque tampoco son actores nominados al premio Oscar, obviamente. Muchos de los personajes ni siquiera tiene un peso importante y solo están ahí para cumplir con el trabajo de morir y ya.

Un punto que hemos notado de las últimas películas de terror y que en verdad odiamos, son los chistes gringos tremendamente malos y estúpidos que hacen los personajes en los momentos de tensión. ¿Quién podría decir semejantes estupideces cuando está a punto de morir? Clásico cine de terror de hoy en día, es una pena.

Sin más que decir sobre las miles de vidas que parece tener John Kramer, Jigsaw es un film que sin duda te gustará para pasar un buen rato. Recuerda que el cine también tiene el propósito de entretener al espectador y en este caso el objetivo se logró, aunque no en todos los públicos.

Etiquetas:||||||
Comentarios