Ritmo sexual, aprendamos a compaginarnos en el sexo

 

ritmo sexual foto

Elizabeth Palacios @ely__palacios

Es de lo más común que en una relación de pareja, al momento de tener relaciones sexuales, resulte que a uno le guste rápido y duro y al otro suave y lento o cualquier mezcla de ritmos que podamos imaginar.

Estas diferencias no deben ser un problema, ya que podemos acoplarnos y llegar a encontrarle el gusto a todo, descubriendo los beneficios de hacerlo de un modo u otro y haciendo nuestras propias mezclas de ritmos para cada momento.

Para esto, es necesario estar conscientes de que el hombre y la mujer tienen distintos tiempos de respuesta sexual. Por eso, si lo que se deseas es tener una mejor conexión con la pareja, se necesita experimentar todos los ritmos posibles, desde los más eróticos y salvajes hasta los más tiernos y suaves.

El objetivo es encontrar compatibilizarse con la pareja para alcanzar una verdadera plenitud sexual.

Señalaremos los pasos que te pueden ayudar a identificar los ritmos de una relación sexual.

-Primer ritmo: El impulso sexual. Está relacionado directamente con la atracción de uno hacia el otro. Depende de la seducción que exista hacia la pareja.

-Segundo ritmo: La excitación. Esta es espontánea, en las mujeres se manifiesta lentamente y generalmente más rápido en el caso de los hombres. Depende del juego erótico que se produzca en el impulso sexual. Personalizar la fogosidad es importante para estimular las zonas erógenas.

-Tercer ritmo: El orgásmico, Este es resultado del impulso sexual y la excitación. Es una etapa donde la pareja conserva una energía erótica de coincidencias, tanto instintivas como afectivas. Es en esta etapa donde se concentra el maravilloso misterio del éxtasis del ritmo sexual y el erotismo desarrolla su rol protagónico.

-Cuarto ritmo: La consumación, es el efecto del máximo placer. En este nivel se logra una explosión que atraviesa los límites de la satisfacción física y se llegan a experimentar sentimientos profundos. Es importante señalar que solo se llega al éxtasis si existe entrega mutua, siguiendo el ritmo amoroso.

Cuando ambos integrantes de la pareja se llegan a adaptar a las respuestas sexuales de sus compañeros, el acto sexual se lleva a un nivel más profundo donde el orgasmo es una garantía, así como la comunión de la pareja.

Etiquetas:|||||
Comentarios