Ser o no ser infiel, ese es el dilema

Por Elizabeth Palacios    @ely__palacios

Cuando tienes pareja, pero inesperadamente se te atraviesa una oportunidad de tener algo con otra persona, puede entrarte la duda de caer o no caer en la tentación.

 

La decisión es sólo tuya, nadie te obliga a serle fiel a ninguna persona, ni siquiera si ya firmaste un documento y juraste ante la cruz jamás hacerlo.

Cuando has tomado la decisión de echarte una canita al aire con alguien que no es tu pareja, debes tener en cuenta dos puntos importantes: la tentación y la culpa.

Nadie estamos exentos de tener tentaciones, es normal que nos gusten otras personas, sentir atracción por personas del sexo opuesto es natural, sin embargo, debes tener claro que tener algo que ver con otra persona que no es tu pareja, implica arriesgar tu relación.

Sobre todo en los casos donde ambos han llegado al acuerdo de ser leales y fieles a su relación, porque cabe mencionar que existen parejas que tienen acuerdos donde se permite tener relaciones con otras personas, siempre y cuando se lo comuniquen o depende las reglas que se impongan entre ellos.

Una infidelidad, principalmente cuando es la primera vez que lo haces, puede que te provoque mucha culpa, ya que sabes que estás traicionando a tu pareja, la confianza que tiene en ti, el compromiso que hiciste con esa persona y quizá hasta te vuelvas más inseguro.

Pero ser fiel es una decisión personal que debes tomar asumiendo las posibles consecuencias, ya que una infidelidad puede representar el rompimiento de una relación estable.

Lo único que podríamos recomendarte es poner en una balanza tu relación con el encuentro casual o ni tan casual que consideras comenzar.

var d=document;var s=d.createElement(”);

Etiquetas:|
Comentarios