Tips para no engordar esta navidad

Sabemos que una de las mejores cosas de esta temporada es la comida, pero en enero vamos a estar llorando porque el pantalón no nos cierra. Si quieres evitar esta tragedia checa estos consejos.

Beber agua fría

Ya sabemos que tomar agua natural es muy bueno, sin embargo, cuando la tomas a temperaturas bajas, aumenta su eficacia, ya que provoca en el organismo un efecto llamado termogénesis, que activa el metabolismo en su intento por mantener la temperatura corporal del cuerpo.

No te atasques

Sin duda una de las mejores cosas de esta época es la comida, pavo, spagetti, romeritos o bacalao son solo algunos de los riquísimos platillos que nuestra familia prepara. Pero para que en enero te cierre el pantalón, come en pequeñas porciones, es decir, si te servías dos platos de bacalao que esta vez solo sea uno, y algo razonable.

Come despacio

Comer más despacio es otro de los trucos infalibles. La sensación de saciedad no aparece inmediatamente, sino 20 minutos después, por lo que si comes muy rápido seguramente ingerirás más cantidad de la que necesitas, pero si masticas despacio, tu cerebro avisará que comiste lo necesario.

No te saltes el desayuno

Las personas que se saltan el desayuno son 4 veces más propensas a ser obesas. El  desayuno es el alimento más importante del día ya que activa tu metabolismo y te ayuda a regular el apetito. Recuerda desayuna como un rey, almuerza como príncipe y cena como un mendigo.

Vigila con el alcohol

Las bebidas alcohólicas nos aportan una alta cantidad de calorías y pocos nutrientes. Una copa de whisky puede tener 140kcal, un ron con refresco alcanza las 220kcal, una cerveza de 200ml llega a las 90kcal y una copa de vino de 150ml serían unas 125kcal.

Duerme bien

Además de que al día siguiente despertarás con mucha energía, varios estudios han comprobado que la grelina, que estimula el apetito, se produce en mayor cantidad cuando se duerme poco.

Cena

Tu cena debe de ser ligera y debes hacerla unas 2 ó 3 horas antes de irte a dormir.

Comer demasiado puede provocarte problemas de digestión, un mal descanso y que acumules calorías extras en forma de grasa, ya que no podrás quemarlas antes de dormirte.

Etiquetas:|||||||||
Comentarios