Tu adicción por el celular afecta tu vida sexual

Por Elizabeth Palacios     @ely__palacios

Actualmente uno de los principales motivos de ruptura de parejas es el teléfono celular, si bien el aparato no tiene culpa alguna, la dependencia que las personas tienen por su teléfono móvil es razón suficiente para cansar a cualquiera.

Es normal que tengamos vinculados muchos aspectos de nuestra vida en nuestro celular, tarjetas de crédito, correos electrónicos, agenda, redes sociales, recordatorios importantes, en fin.

Pero cuando tu día comienza y termina con el móvil en tu mano y no te puedes desprender aún si te encuentras en alguna reunión familiar, de amigos o con la pareja, estamos hablando que tienes un problema de dependencia o adicción a tu celular.

Esto no tendría ningún conflicto si todos tuvieran el mismo grado de dependencia que tú, pero cuando los demás logran tener una vida con o sin el aparatito telefónico, los problemas inician.

En la vida sexual, la adicción al teléfono móvil de alguna de las partes puede ser muy desagradable para el otro, más aún cuando se llegan a tener las siguientes actitudes durante los encuentros sexuales.

Contestan llamadas

Si estás en pleno acto sexual y suena tu teléfono, lo lógico sería que siguieras en lo tuyo y, al terminar, devuelvas la llamada a quien te marcó, pero si contestas y, al hacerlo, haces a un lado a tu pareja frenando todo erotismo, existe un problema.

Respondes mensajes

De igual forma, si estás teniendo sexo con alguien, sea pareja, amante o [email protected], suena tu celular indicando que tienes un mensaje y detienes todo para responderlo, es probable que a la otra persona le parezca incómodo y desagradable.

Atiendes tus redes sociales

Si te suena una notificación de tus redes sociales y decides detener el acto sexual o voltearte para revisar qué es lo que te llegó, es probable que el interés que tienes por tus redes sociales sea mayor que el que tienes por la persona con la que te encuentras.

Tomas fotografías

Si te pones a tomar fotografías durante el sexo pensando en compartirlas en tus redes sociales, puede que no sea agradable para tu pareja, sin embargo, si lo haces en complicidad con ella, cambia el sentido y puede llegar a ser divertido.

La regla es como en la mayoría de las cosas de la vida “No hagas lo que no quieras que te hagan”, piensa en la otra persona y actúa respetando su tiempo, espacio, dedicación.

Etiquetas:|||||||||
Comentarios