30 años de la tragedia de Hillsborough

You’ll Never Walk Alone…

El 15 de abril de 1989, se disputaba el partido entre Liverpool y Nottingham Forest, correspondiente a las semifinales de la Copa de Inglaterra, en el estadio Sheffield Wednesday; sin embargo, lo que se esperaba que fuera un encuentro que definiera a un finalista, se convirtió    en una tragedia para el futbol ingles y mundial.

A tan solo seis minutos de haber iniciado el partido, este tuvo que suspenderse, debido al desborde de gente en una de las gradas en las que se encontraban aficionados del Liverpool, la negligencia por parte de las autoridades, las malas decisiones por parte de las mismas provocó  la muerte de 96 personas y 766 lesionadas.

Lamentablemente, por el auge que había en ese entonces respecto a los hooligans, las autoridades aprovecharon para deslindarse de la responsabilidad de esta tragedia y culparon a los aficionados del Liverpool de haber ingresado alcoholizados  y amedrentar a la Policía en su actuar, así como el ingreso sin boleto al estadio lo que provocó, según ellos, el embotellamiento en una de las gradas.

Sin embargo, fue hasta 2012 que las reabrieron el caso y este dio como resultado que los aficionados de los “reds” no tuvieron nada que ver en la tragedia, sino que fue el actuar de las autoridades, principalmente del entonces jefe de la Policía,  David Duckenfield, quien fue “la causa fundamental” del desastre, porque ordenó abrir las puertas de salida para agilizar el proceso y eso determinó que en una grada para 1.600 personas hubiera 3000.

El entonces primer ministro, David Cameron, pidió disculpas en la Cámara de los Comunes, y aunque la mayoría de las familias de los afectados experimentó cierto alivio, siguieron pidiendo justicia y castigo a los culpables.

Margaret Aspinall, cuyo hijo James de 18 años falleció en la tragedia, y que es la presidente del Grupo de Apoyo Familiar de Hillsborough, dijo estar “encantada” con el pedido de disculpas de Cameron por las enormes fallas en el operativo de seguridad en ese partido, luego de haber luchado por 23 años para buscar la verdad. Pero también sostuvo que sentía una “profunda sensación de injusticia e indignación por tener que luchar contra la campaña de estigmatización de la policía” y porque las autoridades “siempre supieron cuál era la verdad”.

La Fiscalía busca ahora que haya un nuevo juicio a Duckenfield. El juicio, 30 años después, continúa abierto.

Etiquetas:|||||||
Comentarios