5 consejos para rendir más y mejor en la cama

Te presentamos cinco consejos sobre sexualidad para para evitar la eyaculación precoz y aumentar tu rendimiento sexual con tu pareja

Es indudable que, como hombres, recae sobre nuestros hombros el no menor “deber” de complacerlas a ellas en la cama.

Complacer sexualmente a una mujer no es cosa sencilla. Además, de eso dependerá que ellas te busquen de nuevo para repetir, así como la buena reputación que puedas crearte como semental.

Aquí te dejamos cinco consejos que te ayudarán a mejorar tu rendimiento para que, tanto tú como ella, tengan una experiencia inolvidable en la cama:

1. Buena salud
Este elemento es el más importante de todos. Podrás ser muy “horny” pero, a fin de cuentas eres un ser humano con energía limitada.

Para aumentar favorablemente tu rendimiento sexual, el ejercicio, la buena alimentación y el buen dormir son indispensables. Imagina que vas a correr un maratón, o a jugar una final de tu deporte favorito.

¿Te presentarías crudo, sin desayunar y desvelado a la gran cita? Estoy seguro que de ser así, no rendirías ni 10 minutos al máximo nivel.

2. Manuela
Otro elemento importante para rendir mejor en el sexo, es que aprendas a administrar tus momentos de autoerotismo. No tienes que irte al extremo de la abstinencia.

Con uno o dos días antes que mantengas controlado al ganso, bastará. Créeme que notarás un aumento de tu libido y de tu deseo sexual.

3. Kegel
El Kegel es una técnica legendaria que te permitirá durar más en el acto sexual. Se trata de contraer el músculo pubocoxígeo, que se encuentra entre la próstata y los testículos.

Es el mismo músculo que usas para aguantarte las ganas de orinar. En este caso, tu objetivo será utilizarlo para evitar la eyaculación precoz.

Puedes ensayar mientras estás orinando. Intenta cortar el flujo de orina, una o dos veces, y vuelve a comenzar.

Igualmente puedes ponerlo en práctica mientras te masturbas; espera hasta un poco antes de eyacular, y justo en ese momento, haz un esfuerzo por contenerte y aplazar la eyaculación.

4. Productos retardantes y estimuladores
No es recomendable usar geles, lubricantes o condones retardantes. El problema con los condones con esa cualidad es que pueden producir insensibilidad en el portador.

La idea no es que no sientas nada. Por el contrario, hay que aumentar el placer, pero sabiéndolo administrar.

Si de por si los condones quitan sensibilidad, ahora imagínate uno que tenga lubricantes que pongan a dormir a tu amigo.

Lo mismo sucede con condones que producen sensaciones de frío y de calor. Por lo general, al entrar en contacto con zonas tan sensibles, ese tipo de productos pueden provocar ardor en ti o en tu pareja.

5. Administración del placer
Este punto es la cadena que une a los otros cuatro; es, por decirlo de alguna manera, el broche de oro.

La sexualidad implica mucho más que solamente “meterla y sacarla”. La excitación por ejemplo, es el preámbulo que te permitirá allanar el terreno, y tener el horno bien caliente y listo para que el pastel se cocine.

Procura que ella se sienta cómoda. Toma la iniciativa y el control de la situación. Intenta comenzar con una mirada, después unas caricias, besos…

Una vez que hayas calentado y estirado los músculos no te aceleres. Tómate tu tiempo. El ritmo es fundamental para fortalecer tu rendimiento. Date tiempo de compartir un poco de todo con ella. Hasta un poco de bromas y jugueteo no están de más.

Asegúrate de que ella lo esté disfrutando. Si es necesario, échale una “manita” para que no se quede atrás en la carrera del placer. Una de las cosas que más valoran las mujeres es que seas atento y procures sus sentimientos… bueno, y ¿por qué no?, su placer también.

Etiquetas:||