5 tips para evitar accidentes con el condón

Estos son cinco tips que te ayudarán a aprovechar los beneficios del condón al máximo, y que te evitarán accidentes no deseados

El condón es un método anticonceptivo de barrera. Se utiliza únicamente durante una relación sexual, es accesible y barato, no tiene efectos secundarios, y evita la transmisión de enfermedades sexuales.

Pero algo que suele ignorarse, es que su efectividad, que es de 97%, varía según el uso correcto que hagamos de él.

Aquí te dejamos cinco tips para aprovechar su efectividad al máximo.

Encuentra el que mejor se acomode a ti
Existen una infinidad de tipos de condones que se adaptan a las necesidades y a los deseos de los consumidores, y que varían según olor, sabor, brillo, textura, tamaño, grosor, color, lubricación, sensación, etc.

Encontrar el correcto, aquél que se adapte a tus necesidades, te evitará accidentes innecesarios, como que se resbale o que te irrite.

Cuida dónde lo guardas
Es una costumbre entre los hombres guardar el condón en la cartera, no por unas horas o una noche, sino por días, y hasta meses. Esto lo expone al calor y a la fricción, y lo desgasta de manera innecesaria.

Después de haber pasado por estas condiciones, es muy probable que el condón ya se haya degradado, y por tanto, las posibilidades de que se rompa o se resbale, aumenten.

Ábrelo y ponlo con calma
Un condón no es un dulce de tamarindo, tampoco una salsita de ketchup, o una Valentina. Entonces, no lo abras con los dientes. Ten paciencia, y ábrelo con las manos.

Una vez que hayas sacado el gorrito exitosamente de su envoltura y te lo hayas puesto, no te olvides de aplastar el receptáculo (la bolita de la punta) para evitar que se hagan burbujas de aire dentro del preservativo.

Deja a tus chamacos afuera
En caso de que el condón se haya roto, o se haya salido, y no te hayas dado cuenta, eyacular afuera evitará que te digan papá antes de tiempo.

Cierra con broche de oro
Una vez que hayas pasado por primera, segunda y tercera base, y hayas cerrado el trato, asegúrate de que el condón no se haya roto.

Esto será muy fácil, sólo llénalo con agua y revisa que no tenga hoyos o rasgaduras.

Etiquetas:|||
Comentarios