Barberías, el resurgimiento de la masculinidad

La combinación perfecta entre la modernidad del hombre que cuida su aspecto con la esencia vintage de años anteriores.

Esa época donde ibas a la misma peluquería que tú mamá a que te cortaran el cabello casquete corto quedó atrás, lo de hoy son las barberías, lugares donde aparte de estar al tanto de imagen también son lugares perfectos para el disfrute, distracción y por qué no, para echar una chela con los amigos.

Anteriormente las barberías eran lugares exclusivos para hombres, donde la entrada a mujeres estaba prohibida aunque esta práctica se fue perdiendo con el paso del tiempo y los establecimientos se fueron haciendo mixtos.

Sin embargo cerca de medio siglo después las barberías están regresando y parece que esta vez es para quedarse. Evidentemente el regreso de estos establecimientos va de la mano con el regreso de la moda de una barba que imponga respeto y que deje claro la masculinidad de quien la usa, pues de nuevo, como sucedía hace algunos años, la barba es signo de hombría, sabiduría e incluso da cierto status social.

Como ya mencionamos, durante años este tipo de negocios pasó de moda, no obstante, este nuevo resurgimiento vino de la mano de una nueva tendencia que mezcla el corte de pelo y el de barba con los laterales degradados creando un estilo comúnmente conocido como Fade.

Toma en cuenta que para poder usar este estilo se requiere de una gran barba, si eres de los que solo le salen tres pelitos, olvídalo, lamentablemente el estilo de la barba no es para ti, aunque puedes probar con tu cabello. Este estilo se consigue realizando un degradado desde la zona de las patillas hasta llegar al mentón, buscando alargar el rostro en este último punto: cuanta más longitud dejemos, mayor efecto conseguimos.

Del mismo modo que se degrada la barba en la zona de patillas, se degrada también el cabello desde este mismo sector hacia arriba, cortando el pelo con maquina partiendo del punto 0 hasta llegar a la longitud deseada en la zona superior del cráneo.

Así que ya lo sabes, la próxima vez que quieras cortarte el cabello piensa si quieres ir a la misma estética a la que va tu hermana o si te das la oportunidad de vivir la experiencia de visitar una barbería.

Etiquetas:|||||||||
Comentarios