Cinco tipos de conductores que no extrañamos

Transitar en la ciudad se ha vuelto en una verdadera batalla que se libra cada día, y estos días nos hemos librado de ello. El caos reina, y la violencia se hace presente, algunos son protagonistas, otros cómplices. ¿Quiénes son estos personajes indeseables, y enemigos de la ciudad?

Taxistas
Han desarrollado una habilidad para esconderse en el punto muerto de los espejos retrovisores, lo que les da una ventaja para meterse descaradamente y sin aviso en cualquier espacio, por más pequeño que sea. Amos y señores de las paradas en lugares prohibidos, en segunda y tercera fila, o de las bajadas a medio cruce con semáforo en verde. El reglamento de tránsito lo consideran un mito, o lo usan como papel de baño. Padecen de un daltonismo que les permite ver cualquier color menos el verde, el amarillo y el rojo; a su parecer, el semáforo siempre marca el siga. Suelen proponerse objetivos desafiantes, como dar la vuelta a la izquierda desde terceros carriles, o manejar por carriles exclusivos.

Repartidores
Ya sea que se encuentren en una moto o en una bicicleta, estos usuarios de la ciudad no dudaran en arriesgar su físico y el de los demás por unas cuantas monedas. Siempre tienen un ojo en el GPS y otro en el próximo pedido. De ser necesario, para no perder su pedido, usarán banquetas para transitar, circularán en sentido contrario, sin casco ni luces, o inventarán carriles que no existen para favorecer su circulación.

Señoras con “Mama Van”
Esta especie es prepotente, egoísta, poco razonable y de entendimiento limitado. Su medio de transporte comprende como mínimo ocho asientos, sin importar si solo tiene un hijo, se encuentra a solas en un tour de compras, o en una salida al Starbucks. A su parecer, está justificado estacionarse en cualquier lugar y en cualquier momento, siempre y cuando use sus intermitentes. Su carta más poderosa al momento de enfrentar a otros conductores y a la policía de tránsito, es el esposo con dinero e influencias en modo de ataque; para invocarlo, sacan su celular y utilizan la frase: “no sabes con quién te estás metiendo”.

Ciclistas
Los hay por todos lados y de diferentes tipos. Aquellos que son indeseables, parecieran transitar en otra dimensión, con sus propias calles y reglas de tránsito hechas a modo. Suelen exigir constantemente sus derechos, pero ignoran sus responsabilidades. Cualquier abuso de su parte está justificado por su victimización como conductores vulnerables.

Microbuseros
Su lógica es parecida a la del repartidor: poner en riesgo todo para ganar unas cuantas monedas, o en su caso, ser el número uno de la ruta que manejan. A pesar de que sus camiones no suelen tener las medidas de seguridad necesarias, son fanáticos de las carreras con otros colegas en medio del trabajo y con pasaje abordo. Suelen manejar en carriles de alta velocidad con gente en el estribo o colgando de la puerta. Les gusta desafiar las leyes de la física subiendo exceso de pasaje en hora pico. En el peor de los casos, se dice que están coludidos con los asalta micros.

Etiquetas:||||||