¿Cuánto tiempo esperar para conducir después de fumar marihuana?

Conducir después de fumar porros es tan mala idea como hacerlo tras beber alcohol. Esto es algo que los consumidores de marihuana saben de sobra. ¿Pero durante cuánto tiempo deben evitar la conducción?

No hay una respuesta definitiva a esta pregunta. Depende de muchos factores, como la dosis de cannabis, la regularidad con la que el consumidor fuma porros o si, en vez de por esta vía de administración, toma la droga de forma oral.

Sabemos por qué es Trending Topic… | sabemos

Teniendo todo esto en cuenta, se podrían dar algunas respuestas aproximadas. Y eso es lo que ha hecho un equipo de científicos australianos, en un estudio publicado en Neuroscience and Behavioral Reviews el pasado mes de junio. Con él no pretenden dar trucos para esquivar los controles de carretera. Simplemente analizan cuánto duran estos efectos y comprenden que, si bien se puede calcular una cifra orientativa, hay muchos factores implicados.  

¿Cuánto dura el efecto de los porros?

Foto por David Gabrić en Unsplash

No todas las sustancias procedentes de la planta Cannabis sativa tienen un efecto psicoactivo. En realidad, la responsable de ese famoso colocón que producen los porros es principalmente una de ellas, llamada tetrahidrocannabinol (THC)

Entre sus efectos, destacan el aumento de la percepción sensorial y el apetito, así como la risa descontrolada o la alteración de la percepción del tiempo. Además, también hay algunos que pueden afectar a la conducción. Es, por ejemplo, el caso del deterioro de la memoria de trabajo y las habilidades motoras finas. 

Para saber exactamente cuánto duran estos últimos síntomas, unos científicos australianos revisaron un total de 80 estudios en los que se analizaba el efecto de la marihuana sobre la capacidad de conducción. Lo hicieron en todos sus formatos, desde los porros hasta los aceites de cannabis. 

Legalización de la marihuana en México y su impacto en la ciudadanía –  CienciAcierta

En total, en todos ellos habían intervenido 1.534 consumidores de estas sustancias. En todos se vio afectada su habilidad para conducir, pero de formas diferentes.

Entre las habilidades de conducción afectadas se encuentran la velocidad de reacción y la capacidad para permanecer en el centro del carril

Vieron que, a medida que los niveles de THC aumentan en sangre, ciertas destrezas fundamentales para un conductor, como el tiempo de reacción o la capacidad para permanecer en el centro del carril, se vieron muy afectadas. Para un consumo moderado, de unos 10 mg de cannabis, estas habilidades se recuperan unas tres horas después del consumo de la droga y se vuelve a la normalidad total en unas cinco horas. Sin embargo, si se dobla la dosis, se comienza la recuperación a las cinco horas y se completa a las siete. Todo esto es aplicable a los fumadores de porros ocasionales, pero varía en consumidores habituales. Y también en quienes toman la marihuana de otra forma.

Factores que afectan al tiempo de recuperación

What's the Difference Between Marijuana and Hemp? - Blog

Si una persona fuma porros regularmente, al menos una vez a la semana, los efectos del cannabis sobre la capacidad de conducción serán menores. Esto, según explican los autores del estudio, se debe a que uno de los receptores del cerebro a los que se une el THC, el cannabinoide 1, se acostumbra a esta unión y necesita una mayor cantidad para estimularse. Eso sí, esto no significa que debamos tomar dicha droga con regularidad; pues, que la recuperación para conducir sea más rápida, no significa que no nos esté dañando a otros niveles. 

Los efectos son más duraderos si la marihuana se consume oralmente

En el lado opuesto se encuentran quienes no suelen consumir y quienes lo hacen por vía oral. No es lo mismo fumar porros que tomar la marihuana en tortilla o en pastelitos. En ese caso, la conducción se puede ver afectada hasta 10 horas.

En definitiva, la marihuana afecta al modo en que una persona conduce. Llevar el coche bajo sus efectos puede causar un accidente, lo cual supone un peligro para el consumidor, pero también para quienes se crucen con él en la carretera.

Por eso, estos resultados solo deben verse como algo orientativo; ya que, del mismo modo que ocurre con el alcohol, la mejor cantidad de porros es ninguna, sobre todo si después pretendes conducir. 

Conducir después de fumar porros es tan mala idea como hacerlo tras beber alcohol. Esto es algo que los consumidores de marihuana saben de sobra. ¿Pero durante cuánto tiempo deben evitar la conducción?

No hay una respuesta definitiva a esta pregunta. Depende de muchos factores, como la dosis de cannabis, la regularidad con la que el consumidor fuma porros o si, en vez de por esta vía de administración, toma la droga de forma oral.

Teniendo todo esto en cuenta, se podrían dar algunas respuestas aproximadas. Y eso es lo que ha hecho un equipo de científicos australianos, en un estudio publicado en Neuroscience and Behavioral Reviews el pasado mes de junio. Con él no pretenden dar trucos para esquivar los controles de carretera. Simplemente analizan cuánto duran estos efectos y comprenden que, si bien se puede calcular una cifra orientativa, hay muchos factores implicados.  

¿Cuánto dura el efecto de los porros?

Foto por David Gabrić en Unsplash

No todas las sustancias procedentes de la planta Cannabis sativa tienen un efecto psicoactivo. En realidad, la responsable de ese famoso colocón que producen los porros es principalmente una de ellas, llamada tetrahidrocannabinol (THC)

Entre sus efectos, destacan el aumento de la percepción sensorial y el apetito, así como la risa descontrolada o la alteración de la percepción del tiempo. Además, también hay algunos que pueden afectar a la conducción. Es, por ejemplo, el caso del deterioro de la memoria de trabajo y las habilidades motoras finas. 

Para saber exactamente cuánto duran estos últimos síntomas, unos científicos australianos revisaron un total de 80 estudios en los que se analizaba el efecto de la marihuana sobre la capacidad de conducción. Lo hicieron en todos sus formatos, desde los porros hasta los aceites de cannabis. 

En total, en todos ellos habían intervenido 1.534 consumidores de estas sustancias. En todos se vio afectada su habilidad para conducir, pero de formas diferentes.

Entre las habilidades de conducción afectadas se encuentran la velocidad de reacción y la capacidad para permanecer en el centro del carril

Vieron que, a medida que los niveles de THC aumentan en sangre, ciertas destrezas fundamentales para un conductor, como el tiempo de reacción o la capacidad para permanecer en el centro del carril, se vieron muy afectadas. Para un consumo moderado, de unos 10 mg de cannabis, estas habilidades se recuperan unas tres horas después del consumo de la droga y se vuelve a la normalidad total en unas cinco horas. Sin embargo, si se dobla la dosis, se comienza la recuperación a las cinco horas y se completa a las siete. Todo esto es aplicable a los fumadores de porros ocasionales, pero varía en consumidores habituales. Y también en quienes toman la marihuana de otra forma.

Factores que afectan al tiempo de recuperación

Foto por Margo Amala en Unsplash

Si una persona fuma porros regularmente, al menos una vez a la semana, los efectos del cannabis sobre la capacidad de conducción serán menores. Esto, según explican los autores del estudio, se debe a que uno de los receptores del cerebro a los que se une el THC, el cannabinoide 1, se acostumbra a esta unión y necesita una mayor cantidad para estimularse. Eso sí, esto no significa que debamos tomar dicha droga con regularidad; pues, que la recuperación para conducir sea más rápida, no significa que no nos esté dañando a otros niveles. 

Los efectos son más duraderos si la marihuana se consume oralmente

En el lado opuesto se encuentran quienes no suelen consumir y quienes lo hacen por vía oral. No es lo mismo fumar porros que tomar la marihuana en tortilla o en pastelitos. En ese caso, la conducción se puede ver afectada hasta 10 horas.

En definitiva, la marihuana afecta al modo en que una persona conduce. Llevar el coche bajo sus efectos puede causar un accidente, lo cual supone un peligro para el consumidor, pero también para quienes se crucen con él en la carretera.

Por eso, estos resultados solo deben verse como algo orientativo; ya que, del mismo modo que ocurre con el alcohol, la mejor cantidad de porros es ninguna, sobre todo si después pretendes conducir. 

Etiquetas:|