¿El alcohol aumenta mi sex-appeal?

El alcohol puede tener muchos efectos en nuestra interacción con el otro sexo, tanto positivos como negativos. A continuación te mostramos cómo diferenciarlos

Desde hace miles de años, el alcohol es una bebida social por excelencia. Sus efectos deshinibidores la convierten en la formula ideal para que propios y extraños puedan convivir en un ambiente libre de tensión, especialmente aquella que va acompañada del vocablo “sexual”.

Es cierto, cuando entramos al Oxxo en busca de una buena promoción de tequila, ron, whiskey o vodka, lo hacemos pensando en que prepararemos una maravillosa fórmula que logre potenciar nuestra convivencia.

Y no solo eso. El alcohol, y esto lo sabemos por trabajo de campo, puede ser nuestro pase de admisión con el otro sexo, ya que:

-Puede darnos el extra de valentía que necesitamos al momento de abordar a una fémina

– Es el pretexto perfecto para acercarnos a ellas e iniciar una conversación. Invitar una copa nunca estará mal visto. Todo lo contrario, puede ser una muestra de cortesía.

– En el antro, es una red de pescar infalible. Hay una gran cantidad de mujeres (eso sí, interesadas) que lo primero que buscan al entrar a un antro, es una mesa con botellas.

– Inicialmente, y en dosis razonables, puede ser un afrodisiaco que produzca el deseo, y que favorezca la atracción sexual.

Sin embargo, hay que considerar que el alcohol es como el veneno. Su efecto dependerá de la dosis que utilicemos.

Cuando nos excedemos, sucede que, todas las ventajas mencionadas pueden convertirse fácilmente defectos lamentables:

– Ahogarte en alcohol no te proporcionará una experiencia sexual agradable. Todo lo contrario. Es probable que, al momento de concretar con tu ligue de la noche, tengas algunos problemas para que conseguir una erección, o peor aún: te quedes dormido.

– Dos o tres cubas despertarán tu instinto verbal con las mujeres. Siete u ocho, te harán un insoportable político en medio de un discurso de campaña.

-Nos hace imprudentes. Lo que para nosotros puede ser la “táctica de ligue del siglo”, puede que sea una verdadera tortura para la mujer que intentas abordar. Evítate la pena, bro, y no quedes como un acosador.

– Así como puede ser símbolo de dinero y poder, el alcohol también puede significar vicio y decadencia. Tener un vaso o una botella de alcohol en la mano de forma permanente, puede atraer la atención… de Alcohólicos Anónimos.

Etiquetas:||