Horn – Pacquiao, una noche vergonzosa para el boxeo

Entre un Pacquiao que nunca pudo encontrar su distancia y un Horn que conectó más codazos y cabezazos que golpes de poder hoy vimos una de las peores peleas del año, y una de las peores decisiones de los jueces en mucho tiempo.

El boxeador australiano Jeff Horn mostró muy pocas virtudes boxísticas, y aunque se le notó una gran condición física aplicó más candados al cuello que Blue Demon o El Santo y dio más cabezazos que cualquier delantero de la Copa Confederaciones.

Es evidente que Manny Pacquiao no es el mismo que hace 6 o 7 años pero le fue imposible llevar a cabo su boxeo ante tal muestra de marrullería del peleador australiano, Manny terminó con dos cortes en la cabeza producto de un cabezazo y un codazo descarado de Horn que por increíble que parezca no recibió ni un castigo por parte del tercero sobre la lona.

Al final Manny perdió por decisión unánime con unas tarjetas penosas, vergonzosas, increíbles de 115-113, 115-113 y… ¡117-111!

Independientemente de los nombres hoy se premió un boxeo cochino, basado en codazos, candados al cuello, cabezazos y abrazos al oponente, la nula participación del referee al no quitarle puntos a Horn al final pasa factura con la puntuación de los jueces que hacen con sus tarjetas que este deporte cada vez tenga menos credibilidad. Sin duda una noche triste para el box en general que hoy pierde con esta ridícula decisión, bochornoso papel el que vimos hoy en Australia.

Con su victoria de hoy Jeff Horn se convirtió en Campeón Mundial Welter del OMB, un campeonato sucio, como el boxeo con el que ganó el peleador australiano.

Comentarios