La violencia se desata en el Alfonso Lastras, y el partido se suspende

Tras una trifulca provocada en el encuentro entre Atlético San Luis y el Querétaro por las porras de ambos equipos, el partido tuvo que ser suspendido por el árbitro al no haber garantías de seguridad

Por segundo día consecutivo el fútbol mexicano vivió momentos lamentables.

Al cinismo y cobardía demostrados por el equipo de Tigres frente a sus compañeros del Veracruz el día viernes, se une el día de hoy el reprochable episodio de violencia entre los aficionados de Atlético San Luis y Querétaro, en el estadio Alfonso Lastras.

Supuestamente hubo medidas de precaución previo al clásico del centro, que no se jugaba desde ya hace mucho tiempo en primera división.

Las autoridades nunca pensaron que la rivalidad pudiera escalar al grado de convertirse en violencia.

Al minuto 85, cuando el Querétaro se encontraba arriba en el marcador, por 2-0, la violencia en las tribunas se desató.

La pelea escaló de tal manera que, el resto de los aficionados que había asistido al estadio para apoyar pacíficamente a su equipo, tuvo que abandonar la tribuna e invadir al campo de juego.

Para ese momento, al no haber condiciones en el estadio que garantizaran la seguridad de los aficionados y los jugadores, el árbitro tuvo que suspender el encuentro.

A pesar de la situación alarmante, los pseudoaficionados que provocaron el episodio de violencia no se detuvieron en su comportamiento, propio de las bestias.

Familias enteras tuvieron que ser evacuadas para no poner en peligro su seguridad.

Entre las víctimas, hubo algunos victimarios heridos con su propia bala.

Es lamentable lo que está sucediendo en el fútbol mexicano. Las cosas no pueden quedarse así. Debe haber una sanción importante para los responsables de esta desgracia.

Etiquetas:|||||