Llévala al orgasmo vía sus senos

Aquí comienzas y ya sabes dónde acabas

Por Yael Reyes

¿Tu chica está en sus días y no eres fanático de aventarte una batalla sangrienta? ¿O simplemente te gusta experimentar cosas nuevas? Entonces esto es para ti, ya que los senos tienen muchas terminaciones nerviosas, y según dicen, están reflexológicamente conectados con el útero. Ya puedes imaginar lo que eso significa.

Debido a las terminaciones nerviosas y por la conexión especial que tienen, para ellas resulta sumamente placentero el ser estimulados. Es por eso que te tenemos unos tips paso a paso sobre lo que debes hacer para volverla loca.

Primero que nada debemos saber que si bien los pezones son los más sensibles, no son lo único a lo que debemos prestar atención, como dijimos antes, los senos tienen muchas terminaciones nerviosas por lo que es aconsejable aprovecharlos en su totalidad.

Como son muy delicados y si no se tratan con cuidado puede causar dolor, te recomendamos usar un poco de crema o aceite para que las manos resbalen más y se sienta suave. Debes hacer esto con calma, así que consigue un lugar donde nadie los moleste y puedan tomarse su tiempo para cada paso.

Puedes utilizar la boca y lengua también; un buen inicio sería lamer con tu lengua desde su clavícula hasta el centro de los pechos, y después rodearlos hasta las axilas y de regreso hasta llegar nuevamente a la clavícula.

¿Listo para poner a prueba esas clases de piano o las horas que pasas jugando PlayStation? Aquí debes demostrar que todas esas horas de practica valieron la pena, con las yemas de los dedos empieza a rodear cada uno de los pechos, juega con ellos (delicadamente), aprieta, toca, masajea, deja volar tu imaginación.

Para excitarla más, puedes combinar la lengua y las manos, mientras lames una, aprieta con la mano la otra. Ya cuando sientas que se está perdiendo en la locura, remata succionando los pezones, de manera suave, no te sientas becerro con mamila.

Si mantienes el ritmo y combinas tus armas (manos, lengua, labios) lograrás escuchar los gemidos de placer de tu chica, y cuando haya terminado, prepárate porque seguro querrá rematar y tú estarás listo para complacerla.

[foogallery id=”7830″]

Etiquetas:||||
Comentarios