Nuestra reseña: LEGO Ninjago: La película

La tercera película de la franquicia de Lego está más enfocada hacia el público infantil por lo que perdió el humor inteligente que la había caracterizado.

La tercera aventura de la franquicia animada de películas de LEGO llega ahora con Lego Ninjago: La película. Mientras La gran aventura Lego rompía con algunos esquemas y había diferentes maneras de interpretar una misma historia, o Lego Batman usaba a su favor la gran cantidad de personajes de DC que tiene Warner Bros en una trama llena de acción y personajes de cómic, Lego Ninjago es una cinta animada sencilla y sin gran ciencia detrás.

La historia tiene por villano a Garmadon que busca conquistar la ciudad de Ninjago, aunque sus planes siempre se ven frustrados por la intervención de un grupo de ninjas defensores comandados por Lloyd, el ninja verde quien es en realidad el hijo de Garmadon y sólo quiere que su padre lo acepte.

Lo sabemos, has escuchado esa historia varias veces, pero tiene chispazos de humor inteligente que vimos en las pasadas entregas, pero al estar enfocada a un público más infantil, aparece ese humor infantil que no nos agradó tanto.

El doblaje tiene la calidad que la franquicia ha presentado siempre, aunque también se perdió esa “mexicanización” que encontramos, por ejemplo, en LEGO Batman. Visualmente la producción presenta colores y escenarios llamativos, cargados de vida y naturaleza, y a la par vuelve a combinar elementos del mundo real con la animación, lo que puede ya convertirse en una constante dentro de las producciones de Lego.

Al final, Lego Ninjago es una opción que los niños disfrutarán mucho, pero para los fans que ha dejado las dos previas películas de las figuras armables, sin duda es un producto inferior que no aportará el ingenio visto en sus cintas anteriores. Como “capítulo” individual del “Lego Cinematic Universe” fue un buen experimento, pero sin duda hace que esperemos con más ganas la secuela de las aventuras de Emmet, Lucy y compañía.