Peña Nieto privatiza el agua

Hola mundial, adiós agua.

Mientras todos volteamos a ver a nuestros ridículos candidatos a la presidencia y el milagroso triunfo de la selección mexicana ante Alemania, el presidente Enrique Peña Nieto dio luz verde a la concesión de permisos para modificar el estatuto de las vedas existentes de las cuencas del país. Son cerca de 300 cuencas de las 756 del país, en 20 estados y representan la protección del 55% del volumen de agua superficial a nivel nacional.

Lo que Peña Nieto autorizó con la aprobación de dichos decretos fue eliminar la “prohibición que había para la entrega de permisos de extracción de agua” en esas cuencas con el pretexto de que servirían para establecer reservas de agua para áreas naturales protegidas y la naturaleza para los próximos 50 años.

Estos decretos van a permitir a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) garantizar los volúmenes de agua que están exigiendo las empresas mineras, petroleras y privatizadoras de sistemas urbanos de agua, a costa de los derechos de los pueblos indígenas, núcleos agrarios, comunidades rurales y los sectores populares urbanos. Muchos centros agrícolas están en riesgo de perder sus permisos y ya preparan amparos.

Según la revista Proceso, en esta ley se apunta a la privatización del agua, “la entrega de concesiones a perpetuidad y el aumento de tarifas para uso doméstico, en las cuales se incluirán los costos, la inflación y la utilidad del organismo operador, que puede ser una empresa, el municipio o una asociación de ambos”, según el análisis que hizo la Coordinadora Nacional Agua para Todos.

México es uno de los países más poblados del mundo y el acceso al agua es un problema acuciante. Según Agua.org.mx, casi 13 millones de personas no cuentan con agua potable, y 43% de los mexicanos no tiene las instalaciones sanitarias mínimas.

Etiquetas:||||||||
Comentarios