¿Por qué un antro gay es el mejor lugar para ligar con mujeres?

Aunque tu sentido común te haga dudarlo, existen lugares poco habituales, pero efectivos, para poder hacer conexión con una fémina. En realidad, el contexto en que abordes a una mujer puede resultarte favorable. Este es el caso de un antro gay.

Te preguntarás ¿cómo es esto posible? Muy fácil. En un antro o bar convencional, lugares concurridos donde habitualmente el ambiente se presta para el contacto entre sexos, las mujeres suelen activar un mecanismo de defensa que las pone en un estado de alerta constante y les permite detectar cualquier acercamiento sospechoso de un hombre. Ellas saben perfectamente hacia dónde se dirigen esos tragos y esas pláticas que con tanto esmero has preparado para persuadirlas de que eres la mejor opción.

Hasta este momento, tenemos dos problemas. El primero es que no eres el único que piensa de esta manera; es decir, por cada mujer atractiva es posible que haya cinco o más depredadores intentando convencerla. Tienes mucha competencia, y la competencia es un problema si lo que quieres es lograr tu objetivo de llevarte a esa damisela a tu palacio.

El segundo problema, es el que ya te hemos advertido antes: ellas están a la defensiva, lo cual complica bastante el asunto, ya que es en este estado donde suelen ser más precavidas y observadoras. Cada detalle cuenta al máximo, y tu primer error, podría ser el último. A esto, agrégale la posibilidad de que estén acompañadas por granadas, bolas ocho, o co<kblockers, amigas feas y detestables que harán todo lo posible para evitar que logres tu objetivo.

Ahora, pensemos en un antro gay y comparemos. En estos lugares evidentemente predominan los hombres de naturaleza homosexual. Eso no significa que no haya señoritas disponibles. Son pocas, pero pensemos en las ventajas de encontrarlas y abordarlas en un ambiente como éste. El primero, es que no tendrás competencia, y si la hay, es decir, si hay algún otro genio como tú por ahí, será mínima.

Otra ventaja, es que al estar solas, sin amigas, y rodeadas de hombres que prefieren a otros hombres, ellas no estarán a la defensiva. Al estar en ese lugar, son despreocupadas y desinteresadas. Es la oportunidad perfecta para que te acerques. Ellas te recibirán con los brazos abiertos, ya que en un principio te confundirán con un gay más, y es ahí cuando tienes que atacar y hacer la diferencia.

Etiquetas:||||
Comentarios