¿Qué era del nopor antes del internet?

¿Te imaginas vivir en un mundo sin internet, redes sociales, smartphones, que además de simplificarte la vida, han evolucionado el concepto del entretenimiento? Ese es el caso del contenido noporgráfico, ese que no conoce fronteras ni épocas, pero que con el tiempo, ha evolucionado hasta encontrarse de manera totalmente accesible en la web. Sin embargo, ¿qué era de esta forma de entretenimiento para adultos antes de que se popularizara por internet?

Cómics eróticos. Ya sea que los hayas visto en un puesto de periódicos, en una construcción, o en la barbería de antaño, estas publicaciones, además de contener ilustraciones hechas a mano de sensuales mujeres, narran una historia que vale la pena leer. Debes saber que a diferencia de los cómics eróticos, el libro vaquero no es propiamente noporgráfico, aunque puede ser que por momentos sí contenga escenas eróticas.

Revistas para adultos. Seguramente tu papá, tus tíos y tus abuelos, guardaban una debajo del colchón. Playboy, Penthouse y Huster son ejemplos de las más famosas. Todas ellas empezaron mezclando artículos sobre estilo de vida masculina con noporgrafía suave. Posteriormente algunas de ellas fueron evolucionando hasta ser más explícitas.

Table dance. Su origen se remonta a los bailes go-gó de las discotecas de los sesenta, en donde se les permitía a las mujeres bailar sobre lugares inusuales, como las mesas o la barra de la cantina. En estos sitios, memorables entre padres e hijos, o amigos de la infancia, los bailes eróticos de las féminas suelen ser temáticos, y ¿por qué no?, privados también.

Cine XXX. Las primeras películas del estilo empezaron a filmarse y reproducirse en los años sesenta en Europa. Antes que las películas VHS o los DVDs, ésta era la forma en que los filmes del género se disfrutaban. Hasta la fecha, son comunes los cines que se dedican a reproducir este tipo de películas. La mayoría de estos lugares se encuentran en el centro de la ciudad. Dicen que hay que ir con la mente abierta, ya que también hay quienes van por el gusto de “conectar” con alguien más.

DVDs de los puestos de periódicos. En la sección clandestina del puesto de periódico de Don Chepe, dicen las malas lenguas que existía la sección para curiosos. Cuesta decirlo, pero según la leyenda, ahí se encontraban los discos con los videos de los mejores moteles de la ciudad.

Etiquetas:|||||
Comentarios