Samsung humilla a Apple con su nuevo smartphone

El equipo que Samsung demostró al mundo se confirmó como un prototipo. La versión comercial puede tener una forma física diferente, pero la conclusión principal aquí es la siguiente: el futuro es plegable.

Lo que nos enseñaron en presentación es un dispositivo híbrido, en el cual podemos hacer funcionar tres apps de forma simultánea. La interfaz para estos futuros dispositivos es completamente nueva.

La ventana multiactiva, como se le está llamando actualmente, permitirá que los usuarios tengan varias aplicaciones abiertas simultáneamente, lo que podría hacer que el teléfono sea más productivo y más fácil de usar. Todo suena muy bien, pero ¿Neta necesitamos una pantalla más grande?

La clave en este nuevo formato de diseño está en que Samsung ofrecerá no un móvil plegable, sino un dispositivo híbrido: cerrado es un móvil, “abierto” es una tablet. Así que la interfaz, basada en el sistema operativo Android, será adaptativa. De este modo podremos aprovechar toda la pantalla tanto plegada como desplegada.

La pantalla, desplegada, alcanza las 7,3 pulgadas, y cuando se abre por completo tiene un casi cuadrado, pues hablamos que, plegado, su ratio de aspecto se sitúa en los 18,7:9. No se anunció nada en cuanto a la resolución.

La firma surcoreana espera que un teléfono plegable capture la imaginación del público y revitalice el mercado de los smartphones aplastando así a la competencia.

Estas nuevas pantallas Infinity Flex comenzaran su producción en masa en los próximos meses. Con el Galaxy S9 y el Galaxy Note 9 ya en el mercado, es probable que el aterrizaje para el primer teléfono plegable llegue a las tiendas a mediados de 2019.

Comentarios