¡Sé oportuno con ellas, no un oportunista!

¿Ellas huyen de ti cuando las buscas? Puede que estés confundiendo el “ser oportuno” con el “oportunismo”. Aquí te explicamos la diferencia

La mejor forma de tener una oportunidad con una mujer es a través de la constancia, de que te mantengas virtualmente presente. O lo que es lo mismo, que ella sepa de tu presencia sin que necesariamente la estés hostigando.

Imagina que eres un león, que constantemente acecha a su presa, y que espera el mejor momento para atacarla.

Mantener ese instinto carnívoro te permitirá atacar en el momento más oportuno.

No confundas el “ser oportuno” con el oportunismo. ¿Cuál es la diferencia entre el uno y el otro al momento de dirigirnos hacia ellas? Aquí te van tres diferencias:

1. Los oportunistas muestran sus intereses de manera descarada sin ofrecer nada a cambio. Imagina qué pensarán ellas cuando las buscas en estado de ebriedad en la madrugada, después de haberlas ignorado por semanas.

Un hombre oportuno, por el contrario, siempre mantendrá las “velas encendidas”. Sabe que su mejor arma para que ella baje la guardia, es ser atento y constante.

2. Los oportunistas son una variante de los “necesitados” o “urgidos”. Ellas tienen un radar especial para detectar este tipo de casos.

Un oportuno sabe que las mejores recompensas llegan en los momentos menos pensados.

3. Debido a que sólo están preocupados por sus propios intereses, los oportunistas no son flexibles a los cambios de planes. Están decididos a que las cosas sucedan cuando ellos quieren y como ellos quieren.

En cambio, un muchacho oportuno sabe del carácter poco decisivo y altamente ambiguo de las mujeres. Está listo para la improvisación y para implementar cuantos planes alternativos sean necesarios.

No le molesta cambiar sus planes. Por el contrario, su acierto se basa en saber crear oportunidades y en reconocer la oportunidad en el cambio.

Es acertado porque sabe impresionarlas y mantenerlas a la expectativa de su siguiente gran acto.

Etiquetas:||||