Sergio Pérez a punto de la tragedia.

El piloto mexicano vivió uno de los momentos más peligrosos en su carrera.

En el Gran Premio de Mónaco Checo vivió un momento que seguramente le puso los pelos de punta.

Al momento de ingresar a pits 2 comisarios estaban cruzando la pista, afortunadamente se percataron que el auto de Sergio iba entrando y reaccionaron rápido. Uno de ellos se pegó a la barda y el otro frenó en seco su paso.

Estas dos acciones que tuvieron los comisarios le dieron el tiempo de reacción necesario a Checo para pasar entre ellos sin que hubiera heridos.