Un caballero en la c4m4

Por: Manuel Pineda

No es que me las dé de un experto, pero si algo he aprendido en mi vida es que a las mujeres les gusta ser tratadas como princesas, y más cuando las llevas a la cama. Ya sea que la ligaste en un tugurio, en una fiesta o es tu compañera de prepa, debes ser un caballero en todo momento.

Si algo diferencia a un morro calenturiento y barriento a un verdadero hombre, es el trato que le da a su mujer en la intimidad. Un chamaco inexperto pensará que esa mujer es un objeto del cual puede disponer a su antojo, sin embargo, un hombre como nosotros sabe que ese ser está ahí porque le gustamos, nos desea, y nos quiere complacer, y lo mínimo que podemos hacer es hacerla sentir deseada y respetada.

Hoy en día me he topado con algunos millenials que se expresan de las chicas como si fueran muñecas sexuales, faltos de sensibilidad, quizás por eso tienen tan poco sexo y deben conformarse con su consola de videojuegos y tomar una cerveza artesanal con un amigo.

Pero los que sabemos tratar a una mujer en la cama, los que sabemos “leer” cada gesto, cada palabra, cada sonido de placer que sale de ellas, siempre seremos beneficiados por noches interminables de pasión.

Moraleja: No importa si tu ligue está gordita, es fea, le falta un brazo o tiene más vello que tú, al llegar a tu cama ella es lo más importante, bella y deseada del mundo, así que sé un caballero y trátala como solo un hombre WTF sabe hacer. Ya después te contaré cómo debes despedirla al terminar de llevarla al cielo.

Recuerda que un verdadero hombre siempre será recordado, mientras un escuincle calenturiento, olvidado para siempre.

Etiquetas:||||
Comentarios