Una cinta para el fin: 12 horas para sobrevivir: El inicio

La nueva entrega de la saga, 12 Horas para sobrevivir: El inicio, puede ser la mejor o la peor entrega de estas.

Recuerdo que hace unos años, vi en cartelera una película de la cual no sabía nada pero llamo mi atención, La noche de la expiación, se llamaba. Decidí entrar al cine y ver de lo que trataba, esperando de todo, un buen susto, fantasmas o cualquier cosa que tuviera que ver con cosas así, excepto lo que me fui a encontrar esa noche.

La saga 12 horas para sobrevivir se ha ido convirtiendo en una de mis favoritas pero debo decir que en esta última entrega me ha dejado algo insatisfecho, como si algo faltara.

Algo con lo que siempre me ha mantenido satisfecho en esta saga y, esta no es la excepción, es la gran cantidad de material simbólico que utilizan como el hecho de que todos los personajes perseguidos son negros o latinos y  los políticos o “poderosos” son blancos.

Tal vez, lo que más me agrado de esta entrega fue que me hicieron pensar que “no es tan mala idea”, desde un punto de vista razonable, sobre la viabilidad (o no) de hacer algo como eso.

Lo que si no puedo decir que me haya encantado es hacia donde encaminaron la historia y como es que fue desarrollada, convirtieron una saga con un tema único en algo que terminó siendo un pleito de pandilleros. Dónde, pasé de estar durmiendo en la película a que hubieran asesinado a quien sabe cuantos en apenas unos minutos.

Hay señalar que esta saga comenzó siendo meramente un cuento aterrador, dónde ibas a ver una película sádica, divertida, que asustaba al espectador de un momento a otro y trataba temas políticos muy al fondo. Algo más de ficción.

En esta cuarta entrega, se tratan de primera mano los temas políticos, la película se convierte en una crítica al gobierno estadounidense y el racismo en ese país cosa que le da un giro totalmente nuevo y genera dos bandos muy distanciados.

Etiquetas:||||