Veracruz deja de jugar en son de protesta, y Tigres traiciona

En son de protesta por la falta de pago, los jugadores de Veracruz decidieron no jugar durante los primeros cuatro minutos en el partido de la jornada 14, frente a Tigres

Una situación inédita se vivió esta noche en el inicio del partido correspondiente a la fecha 14 de la Liga MX, entre Veracruz y Tigres.

Los locales se mantuvieron casi inmóviles durante los primeros cuatro minutos del encuentro, esto como una forma de protestar ante la falta de pago por parte de los directivos del equipo (léase Fidel Kuri).

Según Ángel Reyna, los jugadores de Tigres habían sido avisados con anterioridad de la protesta que llevarían a cabo sus colegas.

Previo al partido hubo jugadores de otros equipos que apoyaron explícitamente a los tiburones, asegurando que, de ser necesario, no jugarían la jornada 14.

Entre los solidarios de palabra, estaba el “chaka” Rodríguez, mediocampista de Tigres.

Irónicamente, o como decimos aquí en México, de manera surrealista y tragicómica, fue Rodríguez el primero en darle la vuelta a sus palabras, y traicionar a sus colegas por la espalda.

Pasado el minuto uno, a Rodríguez se le salió lo “chaka”, y anotó el primer gol del partido, manchado de traición y de deshonra.

Parece ser que, Luis Rodríguez Alanís, no recuerda lo que sufrió cuando vivió una situación similar, cuando jugaba para Jaguares.

Ahí no acabó el escándalo. Pasado el minuto tres, cuando los jugadores del puerto se mantenían sin participar en el encuentro, a Gignac se le olvidó el español, o como decimos los mexicanos, “se hizo wey”, y anotó el segundo.

Seguramente los dos goles más fáciles en la historia de Tigres, pero eso sí, obtenidos gracias a la falta de compañerismo, de solidaridad y de empatía con la situación que viven sus colegas de profesión.

Aún quedan muchas incógnitas abiertas. ¿Quién rompió primero el pacto, los jugadores de Tigres, o el Tuca?

¿Por qué los jugadores de Veracruz, al presenciar la falta de empatía de sus iguales de Tigres, no llevaron la protesta al límite?

¿Por qué no se salieron del campo, o prolongaron la inactividad hasta que el árbitro suspendiera el partido?

Parece que la incapacidad de los jugadores de Veracruz llegó hasta límites insospechados, hasta la incapacidad de indignarse ante semejante atropello por parte de colegas y directivos.

El día de hoy la complicidad no fue de Tigres, sino de Veracruz, que se quedó de brazos cruzados, con una “protesta” a medias.

Aquí un poco de las reacciones hasta ahora en el mundo del fútbol:

Etiquetas:||||